Desde el análisis/debate Sobre la Realidad del Mundo Actual Globalizado y en Crisis...- proponemos:

Estudiar... repensar... dialogar... redefinir

22 de febrero de 2012

Con el II Seminario Internacional de Educación Crítica para la Cooperación al Desarrollo -desde el análisis/debate Sobre la Realidad del Mundo Actual Globalizado y en Crisis...- proponemos:

- Estudiar la necesidad de repensar la investigación -sus “qués”, “por qués”, “para qués” y “cómos”- es decir, finalidad y objetivos, contenidos, metodologías, prácticas aplicadas, técnicas en uso, resultados, etc., la formación y la acción -¿transformadora?- que estamos llevando a cabo en nuestras respectivas instituciones, organizaciones, centros de estudio, en torno de la llamada Cooperación al (o para el) Desarrollo de los Pueblos de América Latina, África y Asia, en especial de sus enormes mayorías integradas (o no) en la sociedad de sus respectivos países.

- Dialogar y, si fuera preciso, redefinir, el papel consiguiente que eso que llamamos Sociedad Civil Organizada -ONGs de Desarrollo, la Academia y Universidad, los Centros de Estudios y Formación con sus títulos “ad hoc”...- y los procesos de Educación al Desarrollo e Incidencia Social y Política han de cumplir ante los Pueblos Soberanos -y sus aspiraciones- de América Latina, África y Asia; así como el papel que se ha de cumplir en la sociedades del “Norte” ante/frente -¿al margen o con?- el Poder Político y, si así se acordara, ante -¿contra?- el Poder Económico y sus estructuras y fuerzas de pertenencia y apropiación al/del Gran Mercado.

Desde la convicción de que las formas concretas, incluso en los detalles, que ha venido adoptando la Cooperación a lo largo de su historia -desde mediado el siglo pasado, y de modo muy especial en las dos últimas décadas y media- están fuertemente influenciadas por las concepciones y fines que las “justifican” -¿o quizás no?-, pues suponemos que si las Agencias/Actores mantienen esas concepciones propias lo hacen explícitamente como inspiración, motivación y finalidad incorporada a sus Estrategias, a sus Políticas, y, en definitiva a su propia naturaleza y razón de ser [En caso contrario se dejarían llevar por las inercias al uso que se imponen como fuerza dominante, sin que ello, por supuesto, libre de responsabilidad a quién las acepta o mantiene -sean organismos internacionales multilaterales, sean gobiernos centrales, regionales o locales, sean organizaciones de la Sociedad, más o menos, Civil, sean “fundaciones” de grandes bancos y empresas llegadas al mercado de la Ayuda y beneficiarias principales de las alianzas “público-privadas”, sean ejércitos en misiones directas de intervención militar humanitaria..., etc.-].

Desde el análisis de la situación global del mundo..., profundizando en el contexto en el que la Cooperación al Desarrollo tiene lugar..., y enfatizando tanto los aspectos estructurales como coyunturales...:

Entre los primeros -los más estructurales- hay que destacar la estructura radical de desigualdad del sistema económico vigente, con sus mecanismos y estructuras de funcionamiento productores y afianzadores de exclusión, y con síntomas tan evidentes como la creciente brecha entre “países ricos y países pobres”, al tiempo que se acelera un tipo y modo determinado de globalización económica, tecnológica, mediática, etc. que -al menos inducidamente, pero para muchos analistas de forma directa- produce explotación, desigualdades inocultables, totales antagonismos irresolubles por ninguno de los cauces convencionales actualmente existentes, que son intencionadamente mantenidos, incluso/además por ’científicos’ que mantienen posiciones -también convencionales- de sus disciplinas.

Entre los segundos, con aires de coyuntura, cabe mencionar las nuevas crisis y ciclos recesivos -sus fuerzas motrices tanto financieras, crediticias, económicas etc. movidas por un tipo determinado de especulación capitalista en tiempo de guerra estratégico/energética-, así como los movimientos recurrentes de los mercados financieros en un predominio de la economía simbólica sobre la real, sobredeterminando la grave situación de los Pueblos y mayorías del Mundo -equivalente a los dos tercios de la humanidad actual, con proyección ampliada hacia los cuatro quintos-.

Y ante ello y sus resultados, ¿Quién habla con coherencia de la Dignidad Humana?

Sin olvidar que en los Pueblos del Tercer Mundo -profundamente diferenciados en sus identidades- desde las descolonizaciones e independencias, pasando por sus “construcciones” como Estados en relación con sus poblaciones y sociedades, la “Dependencia” creada por las fuerzas que los extravertieron con la colonización y las que los tuvieron "domesticadamente" sometidos en las “áreas de influencia” repartidas en los tiempos de guerra fría, más sus crisis de deuda y la imposición política de los programas de ajuste al que han sido sometidos por los organismos financieros internacionales, la imposición violenta del neoliberalismo en sus múltiples formas etc. han ido determinando durante décadas efectos multidimensionales que conducen quasi/fatalmente a una exclusión y marginalidad -empobrecimiento- que no parece tenga solución, aunque la Humanidad cuente con recursos suficientes para superar esta situación. Aún reconociendo que al no estar tan cercanos o integrados en el Capitalismo central o semi/periférico los efectos de la Crisis han sido menores de lo temido, veamos cómo vuelve agudizada la Crisis alimentaria para seguir destrozándolos.

Dos temas que no deberíamos eludir:

- Causalidades estructurales/coyunturales y responsabilidades humanas y políticas
- Qué papel puede jugar la razón ética en el funcionamiento del mundo actual

Todo ello estudiado, dialogado, cuestionado -comparativamente- desde el Sur y desde el Norte, en tiempos de globalización, crisis mundiales, descolonización del pensamiento y rebeldías...

¡¡¡CONVERJAMOS PENSAMIENTOS Y ACTITUDES PARA CAMBIAR EL HORIZONTE!!!

En Madrid, febrero 2012

PDF - 177.9 KB
Presentación II Seminario Internacional de Educación Crítica para la Cooperación al Desarrollo