Quienes somos

Quienes somos


La Coordinadora Ecuatoriana de Agroecología (CEA) es una Red de alcance nacional, integrada por instituciones privadas, organizaciones campesinas, centros de educación superior y personas que llevan adelante programas de Desarrollo Rural Sustentable y actividades productivas desde un enfoque agroecológico.

La CEA surge en 1990 con la concurrencia de varias personas y ONG´s, empeñadas en abordar la problemática agraria desde una visión agroecológica. En el año 2000, adquiere personería jurídica reconocida mediante Acuerdo Ministerial No. 175, del Ministerio del Ambiente. Mantiene una oficina central de coordinación ubicada en Quito. También cuenta con coordinaciones regionales en la Sierra Norte, Sierra Centro, Austro, Sierra Sur y en el Litoral.

La CEA es fundadora y miembro activo del Movimiento Agroecológico de Latinoamérica, MAELA. A nivel nacional forma parte del Comité Ecuatoriano para la Defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente – CEDENMA y otras organizaciones de Desarrollo Rural.

Ha cumplido un rol protagónico en promover la agroecología en el país, sobre todo en el ámbito técnico productivo. Muchas instituciones, técnicos y campesinos que han implementado experiencias agroecológicas importantes en el país, se formaron o fueron influenciados con la propuesta agroecológica impulsada por la CEA.



Contribuir al proceso radical del desarrollo humano sostenible como mejora de la calidad de vida buena, impulsando una ciudadanía consciente y organizada , capaz de exigir el cumplimiento de todos los derechos humanos con enfoque de género, para todos los seres humanos. Esta es la misión que desde 1955, el Instituto de Estudios Políticos para América Latina, África y Asia (IEPALA) ha promovido en cada una de las acciones y proyectos que ha puesto en marcha. Más de cincuenta años definen la vida y realidad de la Fundación. Una larga trayectoria marcada por la historia de los países y colectivos a cuyo servicio se puso desde su surgimiento. Hoy, fruto del largo proceso recorrido, IEPALA se afirma en el trabajo serio, responsable y sin protagonismos: en la profesionalización de la acción, en la salvaguarda de los principios éticos, en la independencia crítica a los poderes políticos, económicos, religiosos... Y en definitiva, en la voluntad de ponerse, desde la subsidiariedad, al servicio de los Pueblos del Tercer Mundo de América Latina, África y Asia.