Antecedentes y contexto

Antecedentes y contexto

La fisiografía de la provincia Chayanta, se caracteriza por presentar una topografía en general muy accidentada, cuyos relieves son bastante irregulares, variando desde planicies de poca pendiente hasta serranías con pendientes muy pronunciadas. En este sentido, se configuran paisajes agroecológicas, que se presentan diferenciados principalmente por altura y clima.

Los municipios de Ravelo, Pocoata, Colquechaca y Ocurí del departamento andino de Potosí, donde se lleva a cabo la acción, están conformados por una de las orografías más difíciles de Bolivia, la cual condiciona la vida de sus habitantes. Con múltiples comunidades campesinas empobrecidas, los índices de desarrollo de sus 95.000 habitantes son de los mas bajos del país ocupando los puestos: 308 en Pocoata, 318 en Ocurí, 319 en Ravelo y 326 en Colquechaca en Desarrollo Humano del mapa de pobreza sobre un total de 327 municipios.

Entre los indicadores más alarmantes de la zona destacar algunos son el analfabetismo del 52%. Mortalidad infantil de 129/1.000 nacidos vivos (España: 5/1.000); no existe luz eléctrica, y los servicios básicos son muy escasos. Toda esta pobreza extrema genera muy bajos ingresos económicos y una desnutrición fuerte entre las familias, lo que les lleva a emigrar. Además sufren de fuertes procesos de exclusión social, económica y organizativa, principalmente las mujeres campesinas.

Estas familias viven de la producción agropecuaria, siendo su producción insuficiente por los bajos rendimientos de los cultivos (papa, oca, maíz, cebada, trigo) razón por lo migran temporalmente a las ciudades en busca de complementar su seguridad alimentaria.

Paralelamente a esta situación, el panorama boliviano de la política experimentó un giro en las las elecciones del 18 de diciembre de 2005. Por primera vez en la historia del país, un indígena llega al poder. Evo Morales fue elegido democráticamente como presiente de la República, DE esta manera, se cerró el ciclo de gobiernos neoliberales que habían gobernado veinte año. Durante el año 2006, en un nuevo contexto ha comenzado a poner en marcha un complicado proceso de transformación que afecta tanto al Estado (aprobación en , la economía y la sociedad civil.

Entre las diferentes medidas puestas en marcha, la mas importante fue la aprobación de una nueva Constitución Política del Estado (CPE). Aprobada el 7 de febrero de 2009, reconoce una cuota de parlamentarios indígenas, un tribunal constitucional plurinacional, el derecho a la autonomía y al autogobierno indígena, además de la propiedad exclusiva de los recursos forestales de las comunidades indígenas. En la carta se prohíbe el latifundio, se organiza el estado en cuatro poderes (Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Electoral), se designa como idiomas oficiales a 36 lenguas indígenas además del español y se estable la libertad de religión y credo, así como la independencia de la misma con respecto al estado. En mayo de 2010 Morales ordenó la nacionalización de cuatro firmas de electricidad, establecido control estatal sobre el 80% de la generación d ella energía. En la nueva constitución aparece reflejada una de las reivindicaciones centrales para los pueblos indígenas, como el Territorio Indígena Originario Campesino. Esta visibilidad apertura un conjunto importante de posibilidades para su desarrollo integral. Sin embargo, los pueblos indígenas continúan afrontando una serie de amenazas para la consolidación de sus derechos constitucionalmente reconocidos. Y es que, el reto, ahora, se encuentra en esquivar todos los obstáculos que se interponen en la implementación de esta nueva Carta Constituyente.