Cooperación al desarrollo > ¿Dónde estamos? > América del Sur > Convenios > Convenio Regional en América del Sur > Sin justicia persistirán los ataques contra defensores y defensoras de DDHH (...)

Celebración del Día Mundial de los Derechos Humanos

Sin justicia persistirán los ataques contra defensores y defensoras de DDHH en Colombia

13 de diciembre de 2011

Con motivo de la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos, Ofina Internacional de Derechos Humanos Acción Colombia (Oidhaco), tras su reciente visita a Colombia como integrante de la Misión Nacional e Internacional de Verificación a la situación de la defensa de los Derechos Humanos en Colombia, solicita a la Unión Europea “que emplee todas sus herramientas políticas de cooperación y comerciales, para pedir al Gobierno de Juan Manuel Santos que en Derechos Humanos pase de las palabras a los hechos”. Oidhaco, como las demás organizaciones participando en la misión, pudo verificar que los cinco aspectos más preocupantes para la labor de defensa de los Derechos Humanos siguen persistiendo, sin que el Gobierno haya tomado medidas eficaces para afrontarlos. Estos son: impunidad; protección inadecuada; señalamientos y estigmatizaciones contra su labor por parte de autoridades civiles y militares; uso de la inteligencia del Estado en contra de ellos; y judicializaciones infundadas y en no pocos casos basadas en testimonios de personas con bajísima credibilidad como son los reinsertados de agrupaciones armadas ilegales. Estos factores de riesgo han sido denunciados incluso ante las instituciones europeas, de las cuales no se ha visto una reacción convincente. “La UE no puede seguir diciendo que la situación en Colombia está mejorando; sería cerrar los ojos frente a la realidad”, manifiesta Vincent Vallies, portavoz de Oidhaco.

La Misión, integrada por 40 personas de 15 países, visitó ocho regiones y manifestó su alarma frente a los numerosos testimonios que escuchó como el caso de un solo sindicato que expuso la existencia de 6.000 procesos judiciales abiertos contra los miembros de su junta directiva. En otras ocasiones también se denunció un particular actuar de la Fuerza Pública en las regiones: distribuye panfletos con nombres y fotos de líderes señalándolos como guerrilleros y pidiendo que “se desmovilicen”. Esta estigmatización afecta a comunidades enteras y pone en riesgo directo a los y las líderes sociales de estas regiones.

Los testimonios se dan dentro de un contexto de persecución a la labor de defensa de los derechos humanos como lo muestra el informe del Programa Somos Defensores que sistematizó 255 agresiones contra quienes defienden los derechos humanos – incluyendo 54 asesinatos entre julio 2010 y mayo 2011. La casi totalidad de esas agresiones se quedan en la impunidad debido a distintos factores, entre ellos “encontramos con gran preocupación que en las regiones, las autoridades niegan la existencia de grupos paramilitares lo que puede conllevar a que no se orienten bien las investigaciones y que no se lleve ante la justicia a los responsables”, declara Vallies. Y recalcó que “sin justicia persistirán los ataques a defensores y defensoras de DDHH en Colombia”.

Con base en la cantidad y gravedad de los testimonios recibidos Oidhaco le pide a la UE que sea coherente con sus políticas en DDHH y exija el cumplimiento por parte del Estado Colombiano de las recomendaciones del sistema de las Naciones Unidas. “Desde nuestra organización, y como representantes de la sociedad civil de 12 países de la UE, vemos con verdadera preocupación que desde las instituciones europeas se argumente que Colombia avanza en el respeto a los Derechos Humanos, cuando lo que vemos a diario es que mientras el discurso del gobierno mejora, la realidad no cambia sustancialmente y la vulnerabilidad que enfrentan las personas defensoras de DDHH persiste sin que la comunidad internacional, y en especial la UE, haga nada.

Visita la página web de la Oiedhaco