Cooperación al desarrollo > ¿Dónde estamos? > América del Sur > Convenios > Convenio Regional en América del Sur > Pronunciamiento a favor de la despenalización del aborto en Bolivia

Pronunciamiento a favor de la despenalización del aborto en Bolivia

2 de octubre de 2013

“Colectivo Ciudadano en Defensa de los Derechos Sexuales y los Derechos Reproductivos”

Para defender los derechos humanos no hay un momento adecuado, ni una situación política conveniente. Cada día es el instante perfecto para levantar nuestras voces, unir nuestras manos, y ensartar nuestras esperanzas con la convicción profunda de que somos capaces de construir una sociedad que respete a mujeres y hombres de todas las etnias, edades y orientaciones sexuales en todas las dimensiones de la vida, en un marco intercultural de equidad e igualdad de género.

Ello pasa por garantizar material e ideológicamente el ejercicio de los derechos sexuales y derechos reproductivos de la población boliviana. Ello implica erradicar la violencia basada en género, la discriminación, la homofobia, el sexismo y la subordinación de cualquier persona frente a otra. Ello exige la despenalización del aborto.

Profundizando la democracia y fortaleciendo nuestra ciudadanía emprendimos la lucha por el ejercicio de los derechos sexuales y derechos reproductivos. Logramos imprimir en el texto constitucional el compromiso de garantizar “a las mujeres y a los hombres el ejercicio de sus derechos sexuales y sus derechos reproductivos” (artículo 66) en el marco de un Estadoque “respeta y garantiza la libertad de religión y de creencias espirituales, de acuerdo con sus cosmovisiones… independiente de la religión”. (Artículo 4).

Sin embargo, no podemos defender estos derechos al margen de la vida cotidiana de mujeres y hombres. Y, en ese sentido, no podemos seguir penalizando a las mujeres por interrumpir embarazos no deseados. Hay una tendencia mundial hacia la despenalización del aborto, en consonancia con la evolución en la protección de los derechos humanos y nosotros somos parte de este movimiento mundial.

Debemos discutir el aborto en el ámbito de los derechos, la salud pública y la sexualidad humana, promover relaciones sexuales protegidas, entender cómo la violencia estructural cotidiana que afecta a más de la mitad de las mujeres en Bolivia les impide tomar decisiones apropiadas para su salud y bienestar. No podemos seguir reproduciendo valores patriarcales morales que inhiben el desarrollo de una sexualidad plena y responsable.

El aborto debe ser realizado siempre en condiciones seguras para no arriesgar la salud o la vida de una mujer. Si mueren cientos de mujeres al año a causa de abortos inseguros, es mandatorio debatir el tema y buscar soluciones. El Tribunal Constitucional Plurinacional hoy tiene la posibilidad de decidir a favor de la vida y de los derechos.

El aborto inseguro en Bolivia es la tercera causa de mortalidad materna (ENDSA 2008) y representa el 9.1% de la tasa de mortalidad de mujeres embarazadas (OMS, 2011), lo que significa que una mujer muere cada dos o tres días por esta razón. La penalización del aborto no impide su práctica, no salva fetos, sólo mata mujeres.

Defendemos la vida y la salud de las mujeres. Ello implica defender su bienestar integral y el proyecto de vida elegido por cada mujer. La continuación forzada de un embarazo o la falta de acceso a un aborto seguro cuando la salud física o emocional está en riesgo contraviene estos elementales derechos.

El Estado está obligado a garantizar los derechos humanos reconocidos en su Constitución Política. La despenalización del aborto no sólo es una esperanza de miles, sino la obligación de un Estado maduro que reconoce el avance de la historia en la profundización de los derechos sexuales y derechos reproductivos como una realidad.

EDUCACIÓN SEXUAL PARA DECIDIR * ANTICONCEPTIVOS PARA NO ABORTAR * ABORTO LEGAL PARA NO MORIR

Fuente: Observatorio de Género de la Coordinadora de la Mujer