Análisis y opinión

Paraguay, el país más desigual del continente

20 de noviembre de 2012

El FMI prevé un crecimiento del Producto Interno Bruto del 11% para el Paraguay en el 2013, superando inclusive a la gigante China. En momentos en que Europa y Estados Unidos están al borde de la quiebra por la crisis capitalista, nuestro país en el 2010 experimentó un crecimiento económico récord del 15,4%, el mayor del mundo. Publicado por E’a

Hace unos días, la FAO publicó un informe afirmando que el 25% de la población paraguaya pasa hambre, campesinos e indígenas en su mayoría, los expulsados por el agronegocio. Paraguay ostenta el privilegio de ser el cuarto mayor exportador de soja en el mundo, sólo superado por Estados Unidos, Brasil y Argentina, y es el sexto exportador de carne. Tiene 15 millones de animales vacunos y 6 millones de habitantes, y sin embargo la población agoniza en la indigencia. Los agroexportadores locales se ufanan de alimentar anualmente a 60 millones en el mundo, pero uno de cada cuatro paraguayos sufre hambre.

El gran crecimiento económico se debe sin dudas a los agroexportadores; la miseria de nuestros compatriotas, también. Paraguay es probablemente el país más desigual y de más contradicciones en el mundo. El 2% de la población es propietaria del 82% de las tierras, y unas 300 mil familias campesinas no tienen un lugar donde cultivar. Poseemos la hidroeléctrica con la mayor producción energética mundial, pero importamos petróleo de países árabes. Paraguay tiene las tierras más fértiles del continente, pero un cuarto de la población no puede cubrir sus necesidades básicas de alimentación. Su superficie es de 406.752 km², y es 10 veces más grande que Holanda, y su población es tres veces inferior a ese país, pero uno de los mayores problemas sigue siendo la injusta distribución de la tierra. Una sola persona, el brasileño Tranquilo Favero, el “Rey de la Soja”, posee más de 2 millones de hectáreas, y sus dominios son casi igual a la superficie de Bélgica.

Paraguay, que históricamente basó su economía en la agricultura, con una población mayoritariamente campesina, se está quedando sin campesinos. Las élites gobernantes ya están festejando el crecimiento económico del 11%, pero según la FAO, las proyecciones no son muy alentadoras y la miseria seguirá aumentando. El próximo año el Paraguay ostentará de nuevo el título de campeón en crecimiento económico, y también el de campeón en producción de miseria.

Querés apoyar a E’a?. Enterate como.