Restitución de territorios después de seis años de lucha

Paraguay devolvió a Yakye Axa su tierra

31 de enero de 2012

Los Enxet recuperan parte de su territorio ancestral. La comunidad indígena Yakye Axa puede ya tomar posesión de las tierras que hoy, 31 de enero de 2012, el Estado paraguayo adquiere a su favor.

Luego de 6 años y 7 meses de haber sido condenado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos el Paraguay asegura tierras para Yakye Axa, en un acto celebrado hoy entre los titulares de las tierras y el Instituto Paraguayo del Indígena firmando como testigos de honor los líderes de la misma, Albino Gómez y Aníbal Flores, así como uno de sus principales dirigentes, Venancio Flores. Aunque el inmueble a ser entregado no es el reivindicado inicialmente, cuya titularidad ostenta la familia Domínguez Dibb, los indígenas aceptaron la propuesta del Estado de recibir otras tierras puesto que las mismas forman parte del territorio Enxet, y son colindantes a tierras de otras comunidades indígenas de su mismo pueblo. 1.000 hectáreas de las 12.312 adquiridas serán ofrecidas a Kelyenmagategma, de forma a restituirles la fracción de tierra que aún reclaman.

Con este paso queda aún pendiente la titulación de las tierras a nombre de la comunidad así como puntos fundamentales de la sentencia, como la reforma legislativa en materia de restitución territorial o la discusión sobre los proyectos de desarrollo por valor de USD. 950.000 que se deben implementar una vez que Yakye Axa ocupe sus tierras. Tampoco podemos dejar de mencionar que el Estado paraguayo, ha demostrado en este caso que su soberanía la declina en aras de la voluntad de los propietarios privados, desconociendo lo expresado en la sentencia internacional que excluye como justificativo válido de incumplimiento que las tierras estén en manos de particulares. Sin embargo, debe destacarse que el acto de hoy, mediando el acuerdo de la comunidad y con medidas complementarias de compensación, constituye un avance fundamental que atiende el principal punto de reparación para la comunidad.

Con esta adquisición, existen desde hoy, un territorio continuo de casi 50 mil hectáreas de tierras indígenas recuperadas para el Pueblo Enxet, pertenecientes a tres comunidades Payseyamexiempa´a, Kelyenmagategma y Yakye Axa. Desde Tierraviva ejercemos el mandato jurídico de estas tres comunidades por lo que conocemos que estos casos, particularmente de Yakye Axa (cuyo mandato lo ejercemos junto a Cejil), son objeto de estudio por parte de muchos académicos, que son apoyados por tantas personas que desde todas partes del mundo hicieron llegar su solidaridad e interés. Hoy este logro de la comunidad Yakye Axa es también el logro de esa profunda solidaridad, de ese amor desinteresado por causas justas, que muestra que podemos conmovernos y movernos desde cualquier parte de nuestro planeta a favor de un grupo de personas que luchan por sus derechos.

Hoy el agradecimiento expresado por la comunidad a todas las personas que están cerca de ella de distintas formas es el que desde Tierraviva, expresamos a Yakye Axa por confiarnos la tarea de acompañar su caso y el que tenemos hacia ustedes por tanta energía, por tanta solidaridad. Y por supuesto recordar con inmenso respeto a las personas que lucharon hasta el último momento de sus vidas. Don Tomás, Ña Catalina, Don Elías y tantos otros, que soñaron con el momento que hoy su comunidad está viviendo. Falta camino por recorrer, mucho que reconstruir y que construir. Confiamos en que la comunidad seguirá acompañada hasta el final.

La causa de Yakye Axa sobrepasó sus fronteras. La causa de Yakye Axa evidenció en un juicio ante la Corte IDH la realidad de tantas otras comunidades en Paraguay. Mostró al mundo la realidad indígena en nuestro país. Pero así también, la causa de Yakye Axa implicó que el Estado se siente bajo otras condiciones a mirar esa realidad. El caso también demostró esa profunda solidaridad nacional e internacional. Por eso la causa de Yakye Axa es un poquito de todos nosotros. Por eso su alegría, es también la nuestra. Que esta sonrisa y esta alegría que nos inundan sean las que nos acompañen en todo este 2012…y más!

Ir a la fuente original