Coordinadora Nacional por la Recuperación de las Tierras Malhabidas*

Carta a los tres poderes del Estado

28 de octubre de 2011

Desde hace semanas las movilizaciones por las recuperación de tierras ilegales, robadas y malhabidas se han extendido a lo largo y ancho de Paraguay. Alrededor de 50 dirigentes campesinos representando a una veintena de organizaciones han decidido crear una Coordinación de Lucha por la Tierra, para que sus denuncias se hagan escuchar. Aquí le reproducimos una carta que muestra su lucha frente a la corrupción de los aparatos gubernamentales.

En primer lugar, queremos agradecerles por su presencia. No siempre las autoridades nacionales entienden que deben ejercer su poder obedeciendo al pueblo, que es, o por lo menos debería ser el verdadero soberano.

Debería ser, decimos, porque lastimosamente varias dictaduras y varios otros gobiernos post-dictatoriales funcionaron al servicio de una minoría, resolviendo principalmente los problemas de esa minoría y gobernando contra la mayoría del pueblo paraguayo sin garantizar la tierra, el techo, la vestimenta, la comida, el trabajo, la salud y la educación de la mayoría, en síntesis, sin garantizar la democracia entendida como gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Esta iniciativa pretende movilizar a todo el país contra la corrupción y la injusticia. Iniciamos las movilizaciones exigiendo el respeto a la ley y la investigación de la situación legal de la tenencia de la tierra. De la coordinadora formamos parte campesinos, campesinas, indígenas, estudiantes, trabajadores, trabajadoras, profesionales, intelectuales, vendedores y vendedoras ambulantes, familias sin techo.

Nos sentimos orgullosos, orgullosas, de llevar adelante esta lucha nacional por la recuperación de Tierras Malhabidas, porque las tierras malhabidas son el principal y más escandaloso ejemplo de CORRUPCIÓN que existe en nuestro país, y creemos que todo el pueblo paraguayo, toda la ciudadanía paraguaya, puede y debe manifestarse, movilizarse contra la corrupción, por la recuperación de tierras ilegales, robadas, malhabidas, que deben ser distribuidas priorizando la justicia social. Nos sentimos orgullosos, orgullosas por movilizarnos en pleno Bicentenario de nuestra Independencia, asumiendo el legado de las y los héroes de la patria, el legado de hombres y mujeres que han dado su vida por la soberanía, por la existencia del Paraguay como Nación independiente.

Esperamos que las autoridades que se deben a la Patria y en consecuencia a la mayoría de las y los que la habitan, se encuentren a la altura de este momento histórico.

De los tres poderes del Estado esperamos que reconozcan públicamente la existencia de tierras malhabidas y se comprometan a iniciar un debate abierto en todo el país sobre las raíces de este problema y los caminos de superación, las formas en que podemos recuperar esas tierras y redistribuirlas democráticamente sobre un plan de país productivo, un plan de desarrollo que asegure la buena alimentación, el trabajo y la vivienda para todas y todos. En este sentido, creemos necesaria la creación de una comisión especializada, interinstitucional, para avanzar en el proceso de recuperación de las tierras malhabidas, así como la utilización de todos los canales a disposición para unir al pueblo paraguayo en un necesario debate sobre el modelo productivo que favorezca a la gran mayoría de las y los que habitamos nuestro querido Paraguay.

En muchas de las tierras robadas (como también en otras que son legales) aumentan el envenenamiento y la contaminación del medio ambiente en abierta violación de las leyes ambientales vigentes en el país y del derecho de terceros, sumado esto a la evasión de impuestos y otras ilegalidades. Por estos motivos y por aplicar políticas públicas que aumentan la exclusión campesina de los procesos productivos, así como su expulsión, pedimos al Poder Ejecutivo una urgente reorientación de la política agraria del país.

Asimismo, entendemos que una demostración clara del compromiso en favor de la democracia, en favor de la transparencia, de la justicia y contra la corrupción por parte del Ejecutivo será la intervención de todas las instituciones involucradas en el ordenamiento territorial del país, puesto que no podemos seguir afirmando que tenemos más de 520.000 km2 de títulos cuando tenemos apenas 406.752 km2 de territorio como país. En este sentido, entendemos que el Poder Ejecutivo debe intervenir y producir cambios en Procuraduría General de la República, en la Escribanía Mayor del Estado, en el Servicio Nacional de Catastro y en Geodesia, porque estas cuatro instituciones dependen del Ejecutivo y sabemos que en todas ellas existen importantes irregularidades que atentan contra la justicia. También se debe intervenir la Dirección de Catastro del INDERT. Llegan a 7.851.295 hectáreas, las tierras malhabidas identificadas por la Comisión de Verdad y Justicia y no puede ser que los corruptos sigan impunes y las tierras no puedan ser utilizadas por compatriotas que son sujetos de la Reforma Agraria.

Aclaramos que queremos acompañar esas intervenciones con voluntarias y voluntarios de la Coordinadora.

También expresamos la necesidad de que el Poder Ejecutivo emita por fin el Decreto que reglamenta la aplicación de la Ley de Frontera porque sabemos que existen extranjeros con tierras malhabidas en su poder y encima en territorio patrio que debería estar resguardado por al ley de frontera.

Al Poder Legislativo solicitamos que demuestre voluntad política para defender la soberanía nacional y la recuperación de las tierras malhabidas. Entendemos que la voluntad política del Congreso Nacional solo puede expresarse con acciones materiales que demuestren la PRIORIDAD que le dan los parlamentarios y las parlamentarias a esta causa nacional. No puede ser que desde el Congreso Nacional, parlamentarios y parlamentarias sumen su voz en favor de la ilegalidad, como lo hicieron el pasado 28 de setiembre, asistiendo a una manifestación que pedía la prohibición de una actividad totalmente legal y ajustada a derecho, que sirve justamente para aclarar dudas, como lo es la MENSURA JUDICIAL. Aguardamos que el Poder Legislativo emita una declaración pública, en conferencia de prensa, con la presencia de los Presidentes de ambas Cámaras y todos/as los/as líderes de bancada, en favor de la Recuperación de las Tierras Malhabidas y declaren prioritaria dicha campaña.

Del Poder Judicial esperamos que intervenga y produzca cambios en la Dirección General de los Registros Públicos, atendiendo el desorden territorial que padecemos paraguayos y paraguayas. Al mismo tiempo, exigimos el replanteo de la MENSURA JUDICIAL en Ñacunday y el cambio del juez de Ñacunday por el de Iruña, tomando la Finca 81 como finca madre. Además, creemos muy necesaria una posición pública de la Corte Suprema de Justicia, reconociendo la necesidad de una profunda reforma y democratización del Poder Judicial para que verdaderamente la administración de la justicia sea imparcial e igual para todas y todos, no como hasta ahora que funciona para el que tiene más dinero.

Entonces, compatriotas, resaltamos tres grandes puntos que en nombre de la ley, del Estado social de derecho y de los Derechos Humanos, consideramos deberán cumplir:

1- Creación de una Comisión especializada, interinstitucional para la recuperación de las tierras malhabidas.

2- Replanteo de la mensura judicial en el caso Ñacunday, partiendo de la Finca 81 y la materialización urgente de la recuperación de las tierras denominadas Antebi Cue para avanzar en otros aspectos que aseguren el asentamiento de familias campesinas para su producción, consumo y labor.

3- Urgente saneamiento de las instituciones que son responsables del desarrollo rural, la tierra y el ordenamiento territorial.

Queremos recalcar que nuestras movilizaciones, manifestaciones, acciones continuarán en defensa de la soberanía, la justicia, por la recuperación de tierras malhabidas y advertimos que estaremos atentos a la aplicación irrestricta de la ley en favor de la equidad y la igualdad de oportunidades para todas y todos.

¡Por un Paraguay transparente, justo, honesto y solidario! ¡Por la recuperación de las tierras malhabidas! ¡Basta de corrupción y saqueo!

Asunción, 25 de octubre de 2011, año del Bicentenario de nuestra independencia.

* La Coordinadora está conformada por: Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (MCNOC); Frente Patriótico y Popular (FPP); Organización Nacional Campesina (ONAC); Central Nacional de Organizaciones Campesinas Indígenas y Populares (CENOCIP); Movimiento Campesino Paraguayo (MCP); Organización de Lucha por la Tierra (OLT); Movimiento Agrario del Paraguay (MOAPA); Movimiento Agrario y Popular (MAP); Coordinadora Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas (CONAMURI); Federación Nacional de Lucha Social por un Habitat Digno (FENALSHAD); Asociación de Agricultores del Alto Paraná (ASAGRAPA); Coordinadora de Productores Agrícolas-San Pedro Norte (CPA-SPN); Organización Nacional de Aborígenes Independientes (ONAI); Organización de Vendedores Ambulantes-Mariano Roque Alonso (OVA-MRA); Movimiento Estudiantil CREAR-Filosofía UCA; Movimiento Universitario Popular-Trabajo Social UNA (MUP-TS); Colectivo Jetyvyro; Atycom; Sindicato de Periodistas del Paraguay (SPP); Cooperativa Saite; Movimiento de Trabajadores Rurales y Urbanos (MTR); Asociación Paraguaya de Comunicación Comunitaria (COMUNICA); Partido Convergencia Popular Socialista(PCPS); Partido de los Trabajadores (PT); Partido del Movimiento Patriótico y Popular (PMPP); Partido Popular Tekojoja (PPT); Partido Comunista Paraguayo (PCP).