Cooperación al desarrollo > ¿Dónde estamos? > América del Sur > Convenios > Convenio Regional en América del Sur > Atropello a la comunidad indígena Paraíso del pueblo Mbya Guaraní del distrito (...)

Comunicado de GACII

Atropello a la comunidad indígena Paraíso del pueblo Mbya Guaraní del distrito de Pirapo departamento de Itapúa

17 de agosto de 2012

En el día de hoy, 27 de julio de 2012, a las 9 de la mañana, la comunidad indígena Paraíso, fue una vez mas víctima de actos violentos que atentan contra la vida y el bienestar de los indígenas del lugar. El Señor Antonio Sain Paul, Presidente de la Empresa TIERRAFERTIL AGROAPICOLA S.R.L, acompañado de su hijo y un dependiente suyo, sin mediar palabras atropello la casa de un miembro de la comunidad utilizando un tractor procediendo a destruir también, no solo el hogar del indígena sino además el pequeño remanente de bosque que servía de barrera de protección ante las frecuentes pulverizaciones con agroquímicos.

Como conclusión de este atropello, la comunidad ha sufrido la pérdida de una casa que fue quemada y destruida al igual que el pequeño monte que los protegía. El líder de la comunidad acompañado de dirigentes de la Asociación de Comunidades Indígenas del Pueblo Mbya Guaraní de Itapuá (ACIDI) se ha apersonado a la Comisaría del Distrito de Pirapo a realizando la denuncia pertinente.

La comunidad desde tiempos inmemoriales se encuentra asentada en dicho lugar, y desde que el señor Sain Paul (2004) ha adquirido el título de la misma ha acosando constantemente a los indígenas. Los tramites de aseguramiento de tierras se iniciaron a principios del año 2000, a través de un expediente administrativo del INDERT, Nº3203/00 que en la actualidad se encuentra en el INDI. En varias oportunidades el Pte. Ente Indigenista ha remitido notas solicitando ofertas al Sr. Sain Paul, considerando que el tenedor del título de propiedad se encuentra en tierras tradicionales de dicha comunidad y es de interés del Estado Paraguayo asegurarlas tal como lo establece las leyes nacionales e internacionales vigentes en el País.

Lastimosamente todas las denuncias realizadas por la comunidad indígena Paraíso, siempre terminan en un proceso burocrático y lento en la Fiscalía de Hohenau, caratulando siempre a este tipo de atropello “hechos a determinar”. Se espera que el Ministerio Público inicie las acciones que le demandan la propia Constitución Nacional en el artículo 268 inciso 2., a fin de proteger la vida de los pobladores ancestrales de dicho lugar.