Historias de vida

Aprovechando sus tierras

14 de octubre de 2013

La organización paraguaya Tierraviva, contraparte de IEPALA en un Convenio regional que se ejecuta en América del Sur, acompaña a los pueblos indígenas de Paraguay, y hace seguimiento para que se el Estado cumpla con las sentencias emitidas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Este es el caso del pueblo Sawhoyamaxa, quienes han vuelto a sus tierras en marzo de este año. Aunque todavía no tienen la ratificación de la sentencia de la CIDH por parte del Estado, sus habitantes han comenzado a habitar la tierra que un día les fue despojada. Lee el relato completo de Tierraviva.

Sebastián, Fabián, Guadalupe y Matías son los protagonistas de una linda historia que se repite a diario y que encierra en ella la vida misma de cada uno de estos niños de la Comunidad Indígena Sawhoyamaxa.

Desde que sus familias han reocupado sus tierras, en el Km 370 de la ruta Cnel. Rafael Franco (Dpto. de Presidente Hayes), ellos han aprovechado cada centímetro del espacio, el suelo, la naturaleza y todo lo que tienen a su alrededor.

Munidos de una improvisada caña de pescar y llenos de inocencia, caminan alrededor de 2 kilómetros hasta llegar a un riacho que cruza la tierra de Sawhoyamaxa y de donde entre risas y bromas, pescan mandi’i.

No existe competencia entre ellos; sí un espíritu solidario y de compañerismo porque entre los cuatro se ayudan para que todos lleven al menos una menor cantidad de peces a la casa, para colaborar así con el sustento diario.

En la mayoría de las veces van acompañados de alguna persona mayor, quien simultáneamente se ocupa de pescar o recolectar los frutos de la tierra que disponen en la zona.

A su regreso, los niños traen consigo (además de lo pescado) unos pequeños frutos del karanda’y, que les sirven de alimentos también.

Las tierras de Sawhoyamaxa recocupadas en marzo de este año, son de la Comunidad. Así expresa el documento de la Corte IDH desde el año 2006 y desde entonces sus habitantes esperan que el Estado cumpla la sentencia y puedan ellos seguir aprovechando lo que realmente les pertenece.