Cooperación al desarrollo > ¿Dónde estamos? > América del Sur > Convenios > Convenio Regional en América del Sur > Acuerdo tripartito sienta las bases para la restitución de tierras a los (...)

Comunidad Indígena Sawhoyamaxa en Paraguay

Acuerdo tripartito sienta las bases para la restitución de tierras a los Enxet  

22 de septiembre de 2011

Luego de transcurrir 5 años desde que la Corte Interamericana de Derechos Humanos de la OEA condenara al Paraguay a restituir sus tierras a la Comunidad Sawhoyamaxa del Pueblo Enxet en el año 2006, el pasado día 15 de septiembre se firmó un acuerdo entre el representante de las empresas Kansol S.A. y Roswell & Company S.A., Daniel Lobo Corbeta, y el Estado, el Procurador General de la República, Enrique García, y la titular del INDI, Lida Acuña. Este hecho da paso al proceso de adquisición de unas 14.404 hectáreas de tierra a favor de la Comunidad Indígena, cuyos representantes también suscribieron el documento.

JPEG - 38.9 KB
La comunidad Indígena Sawhoyamax es una de las colectividades originarias más vulnerables de la región

La comunidad a ser beneficiada se encuentra asentada a la vera de la Ruta Cnel. Rafael Franco es una de las localidades de Pozo Colorado y Concepción, a la altura del km. 370, en el Departamento de Presidente Hayes, y está conformada por aproximadamente 90 familias que sobreviven en precarias condiciones, siendo una de las colectividades originarias más vulnerables de la región, por la críticas condiciones de vida a la cual está sometida, tanto por la falta de acceso a su hábitat tradicional, así como por los peligros que supone la carretera entorno a la cual gira su subsistencia comunitaria desde hace varios años.

En este caso, la Corte IDH no solo había condenado al Paraguay a restituir tierras, sino también a indemnizar a los familiares de 19 víctimas que fallecieron por falta de atención médica de enfermedades y en circunstancias que pudieron ser evitadas, punto resolutivo que ya fue cumplido en el presente año. Asimismo, se le impuso al Estado la obligación de asignar un fondo de desarrollo comunitario de 1.000.000 de dólares americanos que deberá ejecutarse una vez que los enxet vuelvan a sus tierras.

El líder comunitario Carlos Marecos, exteriorizó su esperanza, diciendo lo que más quiere “es volver a su tierras y ver a sus hijos crecer lejos de la ruta, en mejores condiciones”. En este sentido, el líder enxet, reclamo del gobierno que “cumpla con el acuerdo” y realice las gestiones sin demora para no perder esta oportunidad.

En palabras del abogado de la Comunidad y Coordinador Ejecutivo de Tierraviva, Oscar Ayala Amarilla, “esta es una oportunidad histórica para dar una solución definitiva  al reclamo de la comunidad Sawhoyamaxa, y confiamos que el gobierno lo entenderá del mismo modo, pues, por primera vez en muchos años, estamos todos de acuerdo y el Estado cuenta con los recursos financieros suficientes para adquirir las tierras a favor de los enxet”. El Abogado Ayala siguió diciendo que, con el acuerdo arribado, “el Paraguay tiene la inmejorable posibilidad, no solo de cumplir con los derechos indígenas, sino de reposicionarse favorablemente en el ámbito internacional, luego de las sucesivas condenas que le aplicó la Corte IDDH en materia de Derechos Humanos”.

En el mes de noviembre próximo, durante el último periodo de sesiones correspondiente a este año, la Corte IDH realizará audiencias de supervisión de cumplimiento de las tres sentencias que ha pronunciado contra Paraguay, referidas a comunidades indígenas, que datan del 2005, 2006 y 2010. En esta ocasión el gobierno de Fernando Lugo deberá rendir cuentas sobre cada una de ellas.

  Antecedentes.

La Corte IDH condenó al Estado paraguayo en los casos Yakye Axa, año 2005; Sawhoyamaxa, año 2006; y, Xákmok Kásek, año 2010. Asimismo, está en proceso de discusión un acuerdo de solución amistosa en el caso Kelyenmagategma ante la CIDH. (Asunción, Septiembre 19 de 2011)

*El convenio "Fortalecimiento de capacidades humanas e institucionales de las poblaciones indígenas guaraníes y de afrodescendientes, altamente vulnerables a situaciones de violación de derechos humanos y violencia de género, en Paraguay, Bolivia, Colombia y Ecuador, con posibles acciones en otros países de la zona", continúa apoyando las acciones de este proceso.