El Convenio

El Convenio

El convenio regional geográficamente se desarrollara en más de un centenar de comunidades rurales de pueblos transfronterizos “indígenas- fundamentalmente el pueblo Guaraní- y afrodescendientes”, ubicados en Bolivia, Paraguay, Ecuador y Colombia.

De manera directa durante 48 meses, alrededor de 10.310 familias (hombres y mujeres) -un 80% familias indígenas guaraníes y afrodescendientes, y un 20% restante de pueblos indígenas Enxet, Yshir, Waunana, Emberas, Nasa, Éperas, Chachis y Awá, y mestizos principalmente campesinos-, habrán desarrollado y fortalecido sus capacidades de cumplimiento, protección y defensa de los derechos individuales y colectivos ante la sistemática situación de “vulneración y violación de los derechos humanos” en la que viven. Asimismo, habrán avanzado en las históricas y justas demandas de espacios de territorios ancestrales suficientes, las cuales están reconocidas por el derecho a la “libre determinación” como pueblos tribales, contemplado en los tratados de derecho internacional. De manera indirecta, se estima una participación de 40.000 familias aproximadamente.

La metodología de intervención contempla cuatro líneas estratégicas de actuación:

- Línea 1: Comunidades indígenas Guaraníes, principalmente de Paraguay y Bolivia.

- Línea 2: Comunidades Afrodescendientes, principalmente de Colombia y Ecuador.

- Línea 3: Regional de América del Sur, con comunidades indígenas, campesinas y afrodescendientes.

- Línea 4: Educación para el desarrollo en Región de América del Sur.

Al interior de estas líneas se disponen de cinco componentes de actuación, tanto para indígenas como afrodescendientes. En los países y a objeto de medición de impacto regional existen dos componentes transversales, los cuales son estratégica y secuencialmente comunes al tratarse de problemáticas coincidentes, así como de encontrase en un ámbito concluyente como el sistema Interamericano sobre Derechos Humanos, ante violaciones de DDHH.

En los países:

1. Desarrollar en hombres y mujeres de los pueblos indígenas y afrodescendientes capacidades de negociación y defensa de los derechos humanos en los marcos constitucionales, reconocidos por tratados internacionales y las legislaciones nacionales.

2. Desarrollar capacidades institucionales de tipo socio-organizativos, identitarias y políticos de organizaciones tradicionales y no-tradicionales de los pueblos indígenas y afrodescendientes, ante la vulneración y violación de sus derechos.

3. Avanzar de manera positiva en las demandas históricas y de protección en el ámbito técnico/jurídico, para el cumplimiento de ejercicio efectivo de los derechos a la vida y al territorio ancestral de los pueblos, como individuos y colectividades.

4. Generar propuestas comunitarias de política pública que influyen la legislación del país por en cuanto a los derechos colectivos de los pueblos indígenas y afrodescendientes.

5.Difundir y visibilizar públicamente las situaciones de vulneración y violación de derechos individuales y colectivos que afectan a los pueblos indígenas y afrodescendientes.

En la región:

1. Fortalecer las capacidades de las organizaciones defensoras de derechos humanos, pueblos indígenas, comunidades campesinas y afrodescendientes representativos en la región.

2. Fortalecer los procesos de incidencia pública y política en la región.