Informe DDHH 2010: CODEHUPY reclama vida sin violencia, seguridad sin tortura y libertad sin discriminación

1ro de junio de 2012

Reclamando “vida sin violencia, seguridad sin tortura y libertad sin discriminación” la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (CODEHUPY), capítulo paraguayo de la Plataforma Interamericana de Derechos Humanos, Democracia y Desarrollo (PIDHDD), presentó el Informe “Yvypóra Derécho Paraguáipe 2010, Derechos Humanos en Paraguay”.

La CODEHUPY reitera su adhesión a una cultura de paz y no violencia y condena cualquier atentado a la vida, a la integridad y a la libertad personales, en todas sus expresiones. Recuerda que los derechos humanos son una conquista de la humanidad toda y que el Estado es responsable de respetarlos, garantizarlos y satisfacerlos. Y que los pilares fundamentales en que estos derechos se fundan históricamente son: el respeto a las libertades individuales, las garantías del debido proceso y el derecho a un juicio justo.

Por lo tanto, el Estado paraguayo debe fortalecer las instituciones, las leyes, las políticas, los programas y las prácticas para la prevención y el control de la criminalidad y la violencia sin que se violen los derechos a la vida, la libertad, la seguridad e integridad personales; las garantías judiciales y el debido proceso.

La CODEHUPY recuerda que solo puede construirse seguridad ciudadana colocando como centro a estos derechos. Fuera de ello, se reproduce una matriz de pensamientos y prácticas autoritarias propias del tiempo de la dictadura stronista. Justamente, el Gobierno actual se había embanderado con la promesa de un cambio en las políticas de actuación basadas en el irrespeto a los derechos humanos. Esto, tras un patrón de actuación estatal (suficientemente demostrado a lo largo de veinte años de vida política post-dictatorial en Paraguay) basado en la represión y criminalización de la protesta social, y que se tradujo en numerosos casos de asesinatos, desapariciones, detenciones e imputaciones no demostradas, así como en la frecuentemente deficiente, insuficiente o interesada actuación de instancias como la Fiscalía (ejemplo, los 77 casos de asesinatos de activistas y dirigentes sociales relacionados con la lucha por la tierra en el Paraguay entre 1989 y 2005, documentados en el Informe Chokokue).

La CODEHUPY ha señalado en su último informe al Consejo de Derechos Humanos de la ONU (julio, 2010) que Paraguay registra en los últimos años una tendencia creciente de detenciones ilegales, apremios físicos, allanamientos ilegales de moradas, torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes por parte de agentes estatales, perpetrados sistemáticamente en el interior del país, especialmente entre ciudadanos en situación de pobreza. Este cuadro grave incluye, además, privaciones al derecho a la vida, precisamente dentro de prácticas represivas vinculadas tanto a la corrupción en la institución policial, como al hecho de que sus agentes no se adecuan a los estándares internacionales previstos y ejercen violencia a través de armas de fuego.

La CODEHUPY seguirá desempeñando un rol de vigilancia, denuncia y defensa ante las actuaciones estatales que se aparten de esta premisa, aportando de esa manera desde la sociedad civil a un país con justicia y democracia plenas.

¿Cuándo se violan los derechos humanos?

Los derechos humanos se violan cuando el Estado, a través de sus autoridades o particulares (que operan bajo la autorización, tolerancia o aquiescencia estatal) realizan acciones u omisiones que privan a las personas del disfrute de los mismos. Por eso, no todo abuso contra una persona, ni toda forma de violencia es necesariamente una violación de los derechos humanos. Pueden ser crímenes, incluso gravísimos, pero si es solo obra de particulares no será una violación de derechos humanos, salvo que las autoridades judiciales no impartan justicia o los hechos constituyan violaciones de carácter general o sistemático que comporten el incumplimiento del deber de garante de los Estados. La responsabilidad del Estado como miembro de la comunidad de las naciones es juzgada o examinada por los órganos previstos por los tratados de derechos humanos.

La CODEHUPY es una red que nuclea a 24 organizaciones sociales y no gubernamentales titulares y a seis organizaciones adherentes. Todos sus miembros tienen en común la defensa de los derechos humanos en distintos ámbitos del acontecer nacional.

PDF - 5.8 MB
Descargar el informe