Pueblos indígenas. Tres historias. Un compromiso.

1ro de junio de 2012

"En los últimos cuarenta años, en América Latina y en otras latitudes del mundo, los pueblos indígenas han sido testigos y protagonistas de importantes cambios sociopolíticos que condujeron al establecimiento de nuevos marcos constitucionales y normas jurídicas en el plano nacional e internacional. En efecto, a través de sus organizaciones y acciones, han logrado impulsar su reconocimiento como pueblo y a partir de esta premisa fundamental, la exigencia de sus derechos fundamentales. El reconocimiento de estos derechos estuvo impulsado, en gran medida, por la creación y aprobación de algunos estados del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y, más recientemente, de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, en el 2007.

Sin bien resulta alentador que los estados latinoamericanos hayan plasmado este reconocimiento, incluso como pueblos preexistentes a la formación de los estados modernos, como sucede en el caso paraguayo, infortunadamente aún existen brechas de marcada exclusión y adversidad que afectan a los indígenas, y que están reflejadas en los datos estadísticos y en las condiciones de vida de los mismos.

En este orden, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), al igual que otros organismos de las Naciones Unidas, cuenta con una política de compromiso para apoyar iniciativas a favor de los pueblos indígenas del mundo entero, con el propósito de impulsar la reducción, hasta su eliminación, de las brechas de inequidad e invisibilidad que afectan a los reclamos indígenas.

Este compromiso se basa en los procesos y acuerdos de cooperación para el desarrollo y en las aspiraciones de los propios pueblos indígenas. La importancia de este compromiso se sustenta en la búsqueda consensuada por resolver conflictos; el fortalecimiento de la gobernabilidad democrática; la lucha contra la pobreza y la búsqueda de una gestión sostenible del medio ambiente.

En este sentido, años atrás el PNUD Paraguay comenzó a apoyar las iniciativas de las organizaciones indígenas preocupadas por la seguridad de su territorio y sus recursos naturales, como también los reclamos vinculados al establecimiento de políticas públicas responsables hacia los pueblos indígenas. Hoy constituye un logro y una satisfacción para el PNUD Paraguay poder compartir algunas de estas experiencias, que se plasman en la presente publicación. Para nuestra institución, esta reseña de casos locales se enmarca en la búsqueda de establecer lazos de gobernabilidad con los pueblos indígenas y de compartir experiencias de mejores prácticas desarrolladas en el trabajo con estos pueblos y para ellos.

Agradecemos a todas las instituciones públicas, organizaciones de la sociedad civil y asociaciones indígenas, en especial a la Coordinadora por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas (CAPI), la Organización Pachipie Ichadie Ayoreo Totobiegosode (OPIT), la entidad Gente, Ambiente y Territorio (GAT), la Asociación de Comunidades Indígenas de Itapúa (ACIDI) y la asociación Tekó Ymá Jeea Pavë, por la confianza depositada en el PNUD Paraguay para el acompañamiento de estos procesos, al igual que a todas las personas que formaron parte de estas importantes iniciativas."

Lorenzo Jiménez de Luis, Representante Residente del PNUD Paraguay

PDF - 1.5 MB
Descargar el informe