Declaración Del Encuentro Regional De Mujeres Indígenas

27 de noviembre de 2013

En la ciudad de Asunción, Paraguay, en el marco del Diálogo Regional Voces de Dignidad: Espacio Intercultural sobre la violencia hacia las mujeres Indígenas, nos encontramos mujeres indígenas y rurales, lideresas de diversos pueblos de Bolivia, Ecuador, Paraguay y Perú, mujeres activistas en derechos humanos de las mujeres, referentes del sector académico y organizaciones sociales, entre otras; para intercambiar conocimientos y experiencias, testimonios de vida, buscando unir estrategias comunes hacia la superación de las desigualdades tanto a nivel local, nacional, e internacional.

Afirmando que las mujeres indígenas somos objeto de múltiples formas de violencia; la violencia física, psicológica, sexual, económica y espiritual a las que se suma la violencia estructural e institucional impidiéndonos el acceso a la justicia y la inclusión en las políticas públicas, agravada por el despojo continuo y la invasión de nuestros territorios.

Amparadas en nuestras constituciones nacionales, la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Belem do Para), el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (CERD), la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW), la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, el Protocolo de Palermo, la Plataforma de Acción de Beijing, el Programa de Acción del Cairo y los Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM).

Levantamos hoy nuestras voces de dignidad reconociendo nuestros esfuerzos y experiencias de incidencia con el objetivo de la conquista de una vida libre de violencia para las mujeres indígenas.

Exigimos a los Estados la implementación de políticas públicas que deriven de dichos instrumentos, con nuestra participación, que encaminen acciones para garantizar el derecho de una vida libre de violencia para las mujeres indígenas.

Exigimos, en particular, a los Ministerios de la Mujer y mecanismos creados para este fin, políticas públicas, planes y programas específicos para mujeres indígenas con presupuestos adecuados, para la superación de las diversas formas de discriminación y los diversos tipos de violencias que sufren las mujeres en todas las esferas de la vida, con enfoque de derechos y adecuación cultural.

Finalmente, demandamos a los sistemas de justicia, la implementación de mecanismos adecuados, eficientes y eficaces ante denuncias realizadas por mujeres indígenas.

Llamamos a los Estados a que en el marco de las discusiones de la Agenda Post 2015 se reconozca explícitamente el derecho de las mujeres indígenas a una vida libre de violencia como componente fundamental del desarrollo sustentable, porque solo así será posible un futuro mejor con justicia. Licencia del artículo: Copyright - Titular de la Licencia de artículo: Ñanduti