Cooperación al desarrollo > ¿Dónde estamos? > América del Sur > Convenios > Convenio Regional en América del Sur > Documentos > Género > Declaración Final de la Corte Regional de Mujeres de Santander y el (...)

Declaración Final de la Corte Regional de Mujeres de Santander y el Magdalena Medio

27 de noviembre de 2013

"¡Que las mujeres... hagan hablar sus dolores! Que expongan las desgracias sufridas como consecuencia de la posición que les ha deparado las leyes y los prejuicios que las encadenan; pero que hablen...!". Flora Tristán (1803-1844)

Bucaramanga, 24 y 25 de noviembre de 2012

El 24 y 25 de noviembre en el Marco de la Conmemoración del Día Internacional de la No Violencias contra las Mujeres, impulsado por el Movimiento Social de Mujeres contra la Guerra y por la Paz, en la Sala de Sesiones de la Asamblea del Departamento de Santander se realizó la Primera Corte Regional de Mujeres de Santander y el Magdalena Medio: Justicia, Territorio y Paz con Sentido de Mujer constituida por un Jurado Simbólico de quince Jueces y Juezas de alto reconocimiento social y político, una Audiencia Pública de más de 150 mujeres de la región, un grupo de Ponentes y el acompañamiento en calidad de observadores del Sistema de Naciones Unidas.

Esta Corte de Mujeres vio hoy más que nunca cómo la amenaza de violencia resuena y se se sigue imponiendo en distintas geografías y la humanidad está en la encrucijada de su sobrevivencia, en medio de la pobreza, la exclusión y la marginalización. Esta Corte se realizó en un momento en el que se han agudizado los contextos y las formas de violencia y discriminación en contra de las mujeres, al tiempo que paradójicamente el país ha entrado en un “proceso de negociación del conflicto armado y construcción de una paz duradera”.

Colombia es un extenso territorio con riquezas minerales, petróleo, fuentes de energía, agua, biodiversidad, flora, fauna, saber tradicional y ancestral de las comunidades; hoy muy codiciados y explotados por las empresas y transnacionales que sólo se interesan en la acumulación, para lo cual generan procesos de desarraigo y despojo a los pueblos y sus territorios. El despojo de las riquezas que genera las políticas de la locomotora minera y agrícola con lleva implícito graves violaciones de los derechos humanos y de los derechos de las mujeres.

Las mujeres, protagonistas de estos procesos, han sido y siguen siendo la fortaleza de sus pueblos. Ellas con sus voces, lucha y vida hoy continúan dignificando cada espacio: la casa, el barrio, el pueblo, el país, llenando de vida el mundo en medio de la muerte y el dolor, reviviendo la esperanza en medio de las cenizas que ha dejado el exterminio, la persecución, la pobreza y la guerra.

Las mujeres en la Corte Regional constatamos una vez más los dolores y las afectaciones que se producen cuando nuestros cuerpos son invadidos con la violencia sociopolítica, económica, sexual, de género y simbólica; y en especial evidenciamos:

Que la violencia económica ejercida por los Megaproyectos Económicos en la Región minero energéticos, ha destruido el proyecto de vida de cientos de mujeres de la región, condenándolas a desequilibrios e injusticias en su vida personal, familiar y comunitaria y a la marginalización económica.

Que las violencias que atacan nuestros cuerpos y mentes han conducido a una desestructuración emocional y a graves consecuencias psicosociales que nos recuerdan constantemente con dolor, llanto y tristeza lo que hemos vivido.

Que las mujeres sufren de manera desproporcionada el contexto de inseguridad y desprotección generalizada que mantiene latente el temor de ser abusadas, torturadas o violentadas en la vida cotidiana y en el marco del conflicto armado.

Que las mujeres deben enfrentar la discriminación en todos los ámbitos de la vida pública y privada y los múltiples obstáculos para acceder a oportunidades laborales, políticas y comunitarias, generando una carga desproporcionada en sus vidas.

Que existe un contexto de impunidad, injusticia e invisibilización de la violencia contra las mujeres que envía el mensaje de su tolerancia generalizada.

Los rostros de las víctimas en esta Corte Regional, hoy más que nunca reavivan a todas las presentes nuestros más profundos deseos para:

1. Reconstruir puentes de sororidad, unidad, confianzas y afectos entre las mujeres, las organizaciones y con otros movimientos sociales de Derechos Humanos, afrocolombiano, indígena, sindical y campesino.

2. Reafirmar nuestra oposición a la guerra y nuestra esperanza de construir paz con justicia social y una vida libre de violencias.

3. Deconstruir los estereotipos y prejuicios de género que mantienen intactas las estructuras de dominación y en su lugar edificar nuevas formas de ser y sentirnos hombres y mujeres en sociedad.

4. Impulsar la realización de Cortes Regionales – Municipales de Mujeres y la Corte Nacional de Mujeres como espacio de Justicia Alternativa. Las mujeres sentimos que no habrá paz sí el Estado colombiano no garantiza la Justicia de Género, acompañada de verdad, reparación individual y colectiva, la memoria de las mujeres y la no repetición de estos hechos.

MOVIMIENTO SOCIAL DE MUJERES CONTRA LA GUERRA Y POR LA PAZ

CONVOCAN:

Organización Femenina Popular

Corporación Compromiso

Coordinador Nacional Agrario

Unión Sindical Obrera – USO

Asamblea Permanente de la Sociedad Civil por la Paz

Proceso de Comunidades Negras

ASFADDES- Santander

Área mujer del CRIC

Consejo Regional Indígena del Cauca

Semillas de la Gaitana

Tierradentro

Unidad Social Popular

APOYAN:

Equipos cristianos de acción por la paz

Cordaid

Heks

Kairos

Gobernación de Santander

Centro Integral de la Mujer - Alcaldía de Bucaramanga