Cooperación al desarrollo > ¿Dónde estamos? > América del Sur > Convenios > Convenio Regional en América del Sur > Documentos > Género > Construyendo el estado plurinacional desde la igualidad y equidad de (...)

Construyendo el estado plurinacional desde la igualidad y equidad de género

18 de julio de 2011

La situación de la mujer indígena en la actualidad es de gran marginación así como de relegamiento de su participación y exclusión social, ya que se le sigue asignando un rol secundario en la toma de decisiones.

La estructura económica, social y cultural en donde están inmersas las mujeres indígenas, las sumerge en costumbres y tradiciones en la que no puede opinar, ni sugerir, ni participar. Sus únicas intervenciones suelen ser a escondidas, en el marco del trabajo rural o en la casa, nunca en público. Todos estos actos definen que la mujer indígena ha tenido que aceptar la marginación como un hecho social ya asumido por su comunidad. Pero es importante reconocer que darle a la mujer un sentido de empoderamiento y valoración comunal, regional o nacional, no significa imponerle tampoco un sentido diseñado, planeado y creado desde fuera de la estructura política, cultural y social de su comunidad.

¿Cómo afectan a su vida social, familiar y personal, el desconocimiento de sus derechos básicos en campos civiles, educativos o de salud?. ¿Cómo se entiende su relación con los temas directamente relacionados con la tierra?, de la cual ella es integrante originaria con derecho a opinar en temas de tierra y territorio como una de sus pertenencias más íntimas. ¿En dónde se desarrollan su cultura, sus afectos, su historia y su futuro?

La mujer, como ser humano, como indígena y como parte de un grupo étnico nacional propio, tiene derecho a reflexionar sobre su propia realidad, sobre los eventos que le afectan y participar de ese conocimiento y acción, motivada por sus propias necesidades, las de sus familias, comunidades, su cultura o valores nacionales que ella elija representar. La visión de los derechos humanos es universal, pero su especificidad le es particular a cada mujer en la forma en que quiera desempeñarlos.

Se pueden observar también claramente los problemas de discriminación que enfrenta la mujer indígena principalmente en la salud y la educación. En lo que se refiere a Salud, especialmente salud reproductiva. Las mujeres y en general los pueblos indígenas carecen de información y de un adecuado servicio de salud, que entienda sus problemas y sus propias formas de ver la salud, la enfermedad y la medicina tradicional.

El analfabetismo, el limitado acceso a la educación básica de las mujeres indígenas constituye uno de los factores que más les afecta actualmente. Las mujeres indígenas hacen énfasis en sus reclamos de participación “la equidad de género”, que forma parte de la Ley de Reforma Educativa y se cuestiona por qué hasta ahora no existen acciones positivas y efectivas a favor de la mujer indígena.

En la región de Tierras Bajas existen más de 34 pueblos indígenas que son miembros muy importantes en el espectro social de Bolivia. La cobertura geográfica en la que habitan estos pueblos es enorme: el Oriente, Chaco y Amazonia de Bolivia que constituyen más de la mitad del territorio nacional. Las vías de comunicación son escasas y de muy mala calidad. La mayor parte del tiempo es muy dificultoso recorrer esas grandes distancias, sea por tierra o por vía fluvial. Es en estas condiciones que los pueblos indígenas han vivido y logrado existir hasta nuestros días. Asimismo lograron establecer formas de comunicación que han permitido su relacionamiento con otros pueblos u otras comunidades.

La mujer boliviana – en particular las mujeres indígenas, enfrentan la postergación, la discriminación y la violencia de manera permanente; este estado de situación crítica no ha sido superado, no obstante la aprobación de una legislación en defensa de la mujer.

En el tema comunicacional la mujer indígena ha jugado un rol importante en su comunidad, siendo la base fundamental en la transmisión de los conocimientos de generación en generación. En la actualidad los espacios de participación de mujeres está siendo promovida por sus propias organizaciones tanto comunal, regional y nacional en lo político como en la ejecución de proyectos, sin embargo se debe dar procesos de información, capacitación y formación de las mujeres de acuerdo a sus necesidades pero también fortaleciendo sus capacidades de comunicadoras innatas.

Para el movimiento indígena el enfoque de género se construye cotidianamente al interior de cada pueblo y su organización, en las relaciones genéricas que actualmente ubican en desventaja a los pueblos indígenas y originarios y principalmente a las mujeres.

El cambio hacia la equidad y los avances que en el tema se vienen encarando a nivel mundial son un llamado a los gobiernos para que en sus políticas asuman el concepto de equidad de género a través de planteamientos de estrategias coherentes que incorporen y reconozcan plenamente el derecho de la mujer a vivir con dignidad.

INCORPORACIÓN DEL ENFOQUE DE GÉNERO Y DERECHOS DE LAS MUJERES INDÍGENAS EN EL ACCIONAR DEL SISTEMA NACIONAL DE COMUNICACIÓN INDÍGENA ORIGINARIO Y CAMPESINO

En la labor actual han sido incorporados los siguientes lineamientos:

Equidad de Género.

Se debe considerar de manera transversal una perspectiva de género en las acciones comunicacionales, tomando en cuenta:

- Roles de género.

- Empoderamiento de las mujeres .

- Género y tecnología .

- Participación equitativa.

• Roles de género

Desmitificar los roles asignados históricamente a hombres y mujeres será una tarea permanente en el proceso de implementación de las acciones que se desarrollaran. De esta manera se avanzara en la construcción de roles más equitativos complementarios partiendo de la actual situación.

• Empoderamiento de las mujeres

Fortalecer o empoderar hace referencia a permitir a la gente tomar el mando de su propia vida. El empoderamiento de la mujer hace referencia al poder y a las relaciones dentro de la sociedad que se entrecruzan con el género, la clase social, la raza, la cultura y la historia. El poder está identificado con la equidad y la igualdad de la mujer y del hombre en cuanto al acceso a los recursos oportunidades y ventajas.

Uno de los elementos básicos en la igualdad de género en la participación de la mujer en los procesos de toma de decisiones. La participación colectiva es también uno de los aspectos esenciales del proceso de empoderamiento de la mujer. Participar en la toma de decisiones va unido a la concientización, proceso de toma de conciencia entre las mujeres como grupo social.

• Género y tecnología

Cuando hablamos de construir roles más equitativos, empoderamiento etc, no podemos dejar de lado en componente tecnológico, la relación con las Nuevas Tecnologías en Comunicación es el punto de partida en lo que concierne a la construcción de un marco para la cuestión de género y TICs vista de una manera más integral. Este aspecto coincide con un aspecto ya evidenciado por el movimiento internacional de mujeres que es la marginación e invisibilidad de las mujeres en todos los campos tecnológicos.

Un marco útil para el análisis con perspectiva de género es el nuevo análisis de la tecnología desde una perspectiva cultural. Esta perspectiva de ’tecnología como cultura’ va más allá del actual punto de vista sobre la exclusión de la participación de las mujeres en el mundo de la tecnología.

• Participación equitativa

La participación es un instrumento y medio que tiene una persona, grupo, comunidad para decir lo que piensa y siente respecto a un tema concreto. Todos los eventos que hacen a un plan tienen necesariamente que ver con organización, planificación para la participación tanto de hombres como mujeres. Esto se traducirá en la práctica en eventos donde la proporción varones y mujeres sea lo más equitativa posible, de acuerdo a región, comunidad o pueblo. De la misma manera en las acciones de producción, difusión evaluación, programas, guiones etc.

Ir a fuente original