Contexto Social
Paraguay


Las organizaciones sociales, campesinas, indígenas, obreras, entre otros, no han logrado una articulación común sólida, aunque recurren a acciones concretas en reclamo de sus intereses. Estas acciones fueron reprimidas duramente por el aparato gubernamental, que recurrió a la misma “técnica” empleada por gobiernos anteriores.

El marco jurídico altamente favorable con que cuenta el Paraguay, no fue tomado en cuenta por el gobierno, ni traducido en acciones concretas. Los indígenas en Paraguay siguen afrontando situaciones degradantes de vida. La falta de tierra propia, no fue revertida por el Estado, peligrando, en consecuencia, el acceso de recursos naturales para su subsistencia; la posibilidad de llevar adelante propuestas de desarrollo y seguridad alimentaria; así como la pérdida gradual de su cultura.

La situación de los indígenas se fue agravando en las últimas décadas con la desposesión de sus territorios y la marcada degradación ambiental. Esto les afecta de manera bastante intensa dada la suerte de simbiosis que existe entre ellos y su entorno. Esta forma de relación que implica dependencia recíproca, da muchas posibilidades al conocimiento y prácticas tradicionales referidas al manejo ambiental.

En el Paraguay los procesos coloniales y neocoloniales, han ido de la mano de la conformación de un Estado nacional que ha excluido históricamente el reconocimiento de los y las indígenas como Pueblos, y por tanto, con derecho tanto a la libre determinación como a su territorio. Por dicha razón, las demandas de restitución de tierras que han formado parte de territorios indígenas, se han encontrado por regla general, con el rechazo por parte de las autoridades judiciales y legislativas - incluso la administrativa en la cual se inserta el INDI - resultando de ello la dificultad de construir espacios geográficos contiguos que puedan reconstruir la territorialidad, al menos en una mínima extensión, de los Pueblos Indígenas, frente a otras – como la menonita o la resultante de la propiedad concentrada del capital ganadero o sojero - que sí reciben el respaldo político, social y estatal en el país. No obstante esta realidad adversa, pueblos como el Ayoreo y el Mbya, instalan sus reivindicaciones en el contexto de reivindicaciones mayores como Pueblos, de cara a la preservación y eventual recuperación del espacio geográfico que constituye su territorio ancestral.

Para los Pueblos indígenas el acceso y aseguramiento de sus territorios ancestrales constituye una condición vital para su sobrevivencia, tanto en términos de reproducción cultural, como de la reproducción biológica.