Pueblos y culturas
Ecuador


Durante los cuatro años las organizaciones socias trabajarán en el forteciemitno y defensa de los derechos de los “pueblos Afrodescendientes mayoritariamente, y minorías indígenas Chachi, Épera y Awá” de la Provincia de Esmeraldas, Cantones de Eloy Alfaro y San Lorenzo, población Afro zonas de Reservas de Cotacachi-Cayapas y Mataje Cayapas, indígenas Chachi zonas de reserva ecológica Cotacachi Cayapas, Cayapas Mataje y Mache Chindul; los indígenas Awá en Reserva Awá (San Lorenzo), y los indígenas Épera en las comunidades de Borbon, Santa Rosa de los Epera y Concepción (Eloy Alfaro).

La Constitución de la República Ecuador a partir de septiembre 2008, reconoce la diversidad de las nacionalidades y pueblos, consagrando: los idiomas ancestrales como de uso oficial y cotidiano; la práctica de la medicina ancestral y alternativa; el ejercicio de la administración de justicia al interior de las comunidades y centros; el sistema de educación intercultural bilingüe; la conservación de la propiedad de las tierras comunitarias; la participación en el uso y administración de los recursos naturales como el agua, bosques, etc., que se encuentren en los territorios; la consulta previa para la explotación de los recursos naturales como minas, petróleo, etc.; la indemnización a las comunidades por daños ocasionados a la naturaleza por la explotación de los recursos; la conservación y generación de formas de organización social; el fortalecimiento de los gobiernos locales y comunitarios; la propiedad intelectual colectiva de conocimientos y saberes; la conservación de lugares sagrados y rituales; la participación de representantes y en los organismos del Estado; el uso de la propia vestimenta y símbolos de identidad; el reconocimiento de la territorialidad. La Constitución es declarativa, se basa en los principios de justicia social, inclusión y equidad.

El Ecuador ha ratificado 8 instrumentos internacionales relacionados con los pueblos indígenas y afro descendientes, los mismos que tienen que ver con medidas de combate al racismo y a la discriminación. Estos instrumentos internacionales, sus protocolos de avance ratificados o firmados por Ecuador aunque no tienen el carácter de vinculante en el ámbito legal poseen un fuerte valor moral y de presión internacional que difícilmente cualquier país lo puede dejar de lado. El país ha sido sistemáticamente observado en los informes respectivos por la falta de incorporación de mecanismos de aplicación de políticas y programas nacionales.

La problemática se puede centrar en los siguientes elementos:

- Racismo y derechos humanos. El ejercicio del racismo y la discriminación se convierte en un acto de violación a los derechos humanos, tanto de las personas como de los grupos culturales. Por ello, la lucha contra estos fenómenos se ha convertido en un eje fundamental de la Carta de los Derechos Humanos. De este modo vemos que en Ecuador las principales víctimas del racismo y la discriminación racial son las y los afroecuatorianos/as e indígenas, sienten a diario el menoscabo de sus derechos humanos. En materia de los derechos económicos, sociales y culturales, las estadísticas sociales determinan cómo el Estado no cumple con la garantía de tales derechos en los afroecuatorianos/as e indígenas. Existe una discriminación étnica de facto, al no ofrecer el Estado en la zona igualdad de servicios que con el resto del país.

- Pobreza y exclusión. Históricamente la pobreza ha sido más acentuada en poblaciones afrodescendientes e indígenas, que desde tiempos coloniales han sido sometidas a sistemas de explotación, sumisión y de negación de su ciudadanía. Se estima que el principal factor que incide en la situación de pobreza de estos pueblos y nacionalidades descansa en el racismo estructural. La población del norte de Esmeraldas registra una tasa de 99% de necesidades básicas insatisfechas.

- Desconocimiento y promoción de los Derechos Humanos. La Constitución de la República determina que el Ecuador es un Estado intercultural y plurinacional. Este principio conlleva a la necesidad de garantizar a todos los/as ecuatorianos el derecho a la información y educación sobre su identidad cultural, el territorio, el marco de garantía de sus derechos colectivos. Sin embargo, no se ha generado aún un debate oficial para el establecimiento de políticas públicas que garanticen y fortalezcan plenamente los derechos humanos de los pueblos indígenas y afroecuatorianos, ni mecanismos de educación, información y difusión en el norte de Esmeraldas, donde los derechos colectivos son prácticamente desconocidos.

- Vulneración del Territorio, la Autonomía, la Identidad y la Participación. Es necesidad colectiva para la población afrodescendiente e indigena Chachi, Awá y Epera la defensa y protección de la tierra comunitaria y su legalización. El Esado a pesar de que las poblaciones se encuentran en espacios de posesión ancestral, sistemáticamente ha concedido a empresas privadas grandes concesiones de tierra para actividades extractivas de los recursos naturales y de orientación agroindustrial que estan desvastando el territorio y la biodiversidad, afectando la seguridad alimentaria y fomentando problemas sociales y de seguridad. Frente a esta situción se requiere de acciones que puede contribuir la recuperación de sus Derechos Colectivos, para dar paso a la construcción de alternativas productivas que le permita mantener su medio y mejorar sus condiciones de vida. Por esta razón la zona debe estar bajo control de la población, lo cual requiere preparar a la gente, garantizar organizaciones sociales con capacidades técnicas y politicas para generar propuestas, incidir y demandar la exigibilidad de sus derechos en su larga lucha por la vida y la libertad.

- Discriminación de género. Fuertemente marcada por relaciones de violencia de pareja (maltrato, abandono, infidelidad), sumado a la marca exclusión y desigualdad social, que se constata en la falta de oportunidades para el acceso a los beneficios del desarrollo. La comunidad requiere un trabajo de sensibilización y capacitación para lograr cambios en los patrones socio culturales y de la generación de politicas locales y nacionales orientadas a mejorar la condición y situación de las mujeres.

- Discriminación generacional. La situación de los/as jóvenes es muy compleja, con bajos niveles de educación, desafecto, surgidos de hogares disfuncionales, desarrollados en un ambiente de exclusión social, pobreza y violencia. Se enfrentan a altos factores de riesgo, inician su vida de pareja a edad tempranas de 12-15 años, mayoritariamente no han desarrollado un proyecto de vida, no existen fuentes alternas de ocupación, sus referentes son los grupos pandilleros, violentos si no lograron el proceso de migración. En este grupo especialmente la visión de derechos, identidad y autoreferencia tiene altísimas limitaciones.

- La problemática presentada evidencia la ausencia del Estado, que no garantiza Derechos por un lado, y que se acentúa con acciones tomadas a favor de intereses privados, lo que supone una vulneración sistemática de los derechos de las poblaciones afrodescendientes e indígenas, esto a la vez ha definido una débil sociedad civil, ausente en las decisiones sobre el territorio, con pérdida de elementos culturales, desinformada sobre sus derechos y, por lo tanto, con deficiente iniciativa ciudadana; lo que hace necesario trabajar en el fortalecimiento de sus capacidades individuales y colectivas en pro del cambio hacia una ciudadana proactiva que ejerce derechos y garantías culturales y territoriales, además de implementar acciones de fortalecimiento para el desarrollo de las organizaciones existentes.

- Priorización de problemas en relación al grupo destinatario. El grupo destinatario lo constituyen las comunidades base de las organizaciones de segundo grado, para el caso de los afrodescendientes las Federaciones de Palenques FEDARPROBIM y FEPALHUM, en el caso de los indígenas, las Federaciones Centros Chachi y Awá y la organización del Pueblo Epera. En articulación con las organizaciones de segundo grado, se vincula la Red de mujeres, Asamblea Cantonal de Eloy Alfaro y los jóvenes afrodescendientes del mismo cantón, que coordinan acciones con las autoridades locales Municipio y Juntas Parroquiales.