Pueblos y Culturas
Colombia


En Colombia existen “pueblos Afrodescendientes mayoritariamente, y minorías indígenas Nasa, Waunana, Emberas y mestizos” de los Departamentos del Chocó (región del Bajo Atrato:Cuencas de Cacarica, Curvaradó y Jiguamiandó), Valle del Cauca (regiones de Buenaventura, Bajo Naya, Bajo Calima, Trujillo), Cauca (regiones de los municipios de Argelia y Sucre), y Putumayo (región del corregimiento de la Perla Amazónica, perteneciente al municipio de Puerto Asís).

En general el conflicto de la zona y las diferentes problemáticas se resumen en los diferentes actores que confluyen a través de la tenencia de la tierra y sus diferentes estrategias para su usufructo tanto legal como ilegalmente: legalmente a través de instituciones del Estado que respaldan y salvaguardan los proyectos productivos, que a través de personas foráneas que ha repoblado o población que se ha dejado comprar dicen tener aprobación e ilegal a través de los grupos paramilitares, CIJ y Pistas de compra, arrendamiento, usufructo y repobladores.

La sistemática violencia amenaza y pone en riesgo a las comunidades organizadas que afirman sus derechos en defensa de la vida y del territorio, dicha violencia incluye estrategias de estigmatización, persecución, difamación vinculándoles con grupos armados como las FARC o otros, mediante lo cual justifican la persecución, asesinato y desaparición.

Se puede observar también procesos de resistencia y dignificación por parte de las comunidades para recuperar su territorio se vienen desarrollando en las zonas de protección como son: zonas humanitarias, de biodiversidad y refugios, iniciativas para mejorar condiciones de vida mediante la disponibilidad y diversidad alimentaria, recuperación de semillas; con la mejora de las condiciones de habitabilidad que implican un adecuado manejo de agua, residuos sólidos, control de plagas, que disminuyen los riesgos de enfermedades y protegen el medio ambiente, todas mediante formación e infraestructura que requieren continuidad y ser fortalecidos, aún muy débiles.

De manera sistemática podemos clasificar los problemas más frecuentes de las comunidades de la siguiente manera:

-Desarraigo y alta vulnerabilidad: difíciles condiciones socioeconómicas de la comunidades:

-Se mantiene la militarización de las cuencas: Persiste y se incrementa la violencia y violación de derechos humanos.

-Implementación de proyectos económicos de monocultivos y megaproyectos que atentan contra el medio ambiente, las comunidades y la soberanía alimentaria: daño del medio ambiente, incursiones de violencia y desplazamiento.

-Difícil situación socioeconómica y de conflicto en escalada: estigmatización de los jóvenes, no hay oportunidades de educación, no hay oportunidades laborales.