Contexto Político
Bolivia


El nombre Bolivia es una derivación del apellido del libertador del país: Simón Bolívar. Tras la proclamación de la independencia de los españoles en 1825, el país adoptó el nombre de "República de Bolívar". Sin embrago, meses más tarde se decide modificar el nombre al aceptar el argumento propuesto por el diputado de Potosí, Presbítero Manuel Martín Cruz, que decía lo siguiente: "Si de Rómulo, Roma; de Bolívar, Bolivia". Como consecuencia el 3 de octubre de 1825 la nueva República adoptó oficialmente el nombre de Bolivia.

País sin costas, está marcado por una historia llena de revoluciones y guerras civiles. Al igual que en el resto de América Latina, a partir del año 1985, los gobiernos comenzaron a implantar los programas de ajuste estructural que se recomendaban desde el Banco Mundial y la Fondo Monetario Internacional. Por este motivo, se suprimen los subsidios, se privatizan las empresas públicas (con excepción de algunas por motivos estratégicos) y se recortan el gasto social, empobreciendo mucho más a lo que ya vivían en la miseria.

La guerra por el gas, el agua, así como la defensa del cultivo ancestral de la coca, entre otras reinvindicaciones, se han convertido en protestas constantes hasta la llegada al poder de Evo Morales, primer presidente indígena al alcanzar la mayoría absoluta en las elecciones de diciembre de 2005. Considerado como uno de los fundadores del partido político Movimiento al Socialismo (MAS), Morales basó su campaña electoral en la promesa de realizar cambios radicales en las estructuras políticas y sociales del país. Uno de ellos fue visibilizar los derechos de la población indígena. Se estima que más del 57% de la población son aymaras, quechuas y tupís-guaraníes.

Entre las diferentes medidas puestas en marcha, la mas importante fue la aprobación de una nueva Constitución Política del Estado (CPE). Aprobada el 7 de febrero de 2009, reconoce una cuota de parlamentarios indígenas, un tribunal constitucional plurinacional, el derecho a la autonomía y al autogobierno indígena, además de la propiedad exclusiva de los recursos forestales de las comunidades indígenas. En la carta se prohíbe el latifundio, se organiza el estado en cuatro poderes (Ejecutivo, Legislativo, Judicial y Electoral), se designa como idiomas oficiales a 36 lenguas indígenas además del español y se estable la libertad de religión y credo, así como la independencia de la misma con respecto al estado.

En mayo de 2010 Morales ordenó la nacionalización de cuatro firmas de electricidad, establecido control estatal sobre el 80% de la generación d ella energía.

En la nueva constitución aparece reflejada una de las reivindicaciones centrales para los pueblos indígenas, como el Territorio Indígena Originario Campesino. Esta visibilidad apertura un conjunto importante de posibilidades para su desarrollo integral. Sin embargo, los pueblos indígenas continúan afrontando una serie de amenazas para la consolidación de sus derechos constitucionalmente reconocidos. Y es que, el reto, ahora, se encuentra en esquivar todos los obstáculos que se interponen en la implementación de esta nueva Carta Constituyente.