Cooperación al desarrollo > ¿Dónde estamos? > América del Sur > Convenios > Convenio Regional en América del Sur > Apoyo del Fondo Regional para Defensores de Derechos Humanos implementado (...)

Comunicados | Denuncias

Apoyo del Fondo Regional para Defensores de Derechos Humanos implementado por IEPALA y la AECID a los líderes afrodescendientes comunitarios del Bajo Naya en Colombia

3 de noviembre de 2011

Persecución, acoso, asesinatos... Son algunas de acciones que ciertas poblaciones en Colombia sufren cada día por defender su derechos. IEPALA a través del Convenio "Fortalecimiento de capacidades humanas e institucionales de las poblaciones indígenas guaraníes y de afrodescendientes, altamente vulnerables a situaciones de violación de derechos humanos y violencia de género, en Paraguay, Bolivia, Colombia y Ecuador, con posibles acciones en otros países de la zona", ha creado un fondo para apoyar a los denfensor@s de Derechos Humanos en Colombia.

El próximo 30 de octubre tendrán lugar los comicios electorales para los gobiernos locales en Colombia. Desde hace un año, el Consejo Comunitario del Bajo Naya en el Cauca, decidió impulsar la candidatura del líder afrodescendiente Manuel Antonio Garcés Granja a la alcaldía de López de Micay, como una estrategia para denunciar y enfrentar la alianza entre el paramilitarismo y las élites políticas tradicionales de la región. La candidatura logro el aval del partido de coalición de izquierda, Polo Democrático Alternativo, y desde el principio ha contado con un amplio respaldo, que está poniendo en riesgo la hegemonía de los poderes tradicionales. Tristemente, como suele ocurrir en Colombia, el desafío que su candidatura representa, le ha valido a Manuel Garcés y a la comunidad el recrudecimiento de la violencia en su contra. En lo que va corrido de 2011, Manuel ha sido víctima de cinco amenazas contra su vida, dos de ellas dejadas en su vivienda. El 13 de junio, apareció en la ventana de su casa una granada de uso privativo de la Fuerza Pública, con un panfleto en el que se leía “Le habíamos advertido que se retirara de la campaña. La próxima vez se la explotamos dentro de la casa y la de sus coordinadores”. La persistencia del líder Nayero, desembocó en un atentado contra su vida el 19 de julio en la ciudad de Cali, justamente cuando acudía a una reunión con el Ministerio del Interior para discutir su situación de seguridad. Un hombre armado se acercó al automóvil en el cual se desplazaban y disparó en 5 ocasiones mientras el auto, que era un taxi, se encontraba en movimiento. Manuel sobrevivió, pero en represalia, dos de sus familiares y colaboradores de campaña fueron asesinados en septiembre de este año, sin que hasta el momento el Estado colombiano haya tomado medidas oportunas y adecuadas para proteger a Manuel, a su familia y a la comunidad.

Desde 2001, la comunidad afrocolombianas del Bajo Naya ha sido víctima de graves y sistemáticas violaciones de derechos humanos, con el fin de presionarlos a abandonar su territorio ancestral. Ellos han sido testigos de la restructuración del paramilitarismo en su territorio y en la región, así como de los abusos de autoridad de la Fuerza Pública hacia los miembros de su Consejo Comunitario. Por esa razón, son beneficiarios de medidas cautelares de protección otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que ante las nuevas amenazas y los asesinatos de miembros de la comunidad, ha decidido convocar una reunión de trabajo en la sede dela CIDH en Washington-EEUU, para dar seguimiento a la implementación de las medidas de protección y evaluar el cumplimiento por parte del Estado colombiano. Manuel Garcés y nuestros socios de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz (CIJYP), asistirán a esta reunión convocada por la CIDH, con el apoyo del Fondo de Defensores de DDHH financiado por el convenio 10-CO1-049 (IEPALA-AECID) A la reunión convocada por al CIDH asistirán tres personas, Manuel Garcés, la abogada de CIJYP y el defensor de DDHH Danilo Rueda. De esta forma, Fundación IEPALA respalda el trabajo sostenido de liderazgo en la zona de Manuel Garcés y a la comunidad del Bajo Naya que con su ejemplo y resistencia están contribuyendo a ampliar espacios democráticos y al fortalecimiento del Estado de Derecho en el ámbito local.