Cooperación

Una mirada sobre los retos sociales en América Latina

16 de septiembre de 2011

América Latina siempre es, dentro de IEPALA, objeto de análisis y discusión. Sin embargo, una especial oportunidad de intercambio fue posible en esta ocasión gracias a la visita de los directores de los convenios Sur y Centroamérica: Alain Pumar y Salvador Orellana, respectivamente, quienes aportaron no sólo datos sino una lectura de conjunto de la realidad de la región.

En el marco de una reunión con el equipo de IEPALA, además de ofrecer una mirada crítica acerca de las perspectivas y la incidencia de ambos proyectos, tanto Alain Pumar como Salvador Orellana evaluaron y contextualizaron cuáles son, a su juicio, los principales retos políticos, sociales y culturales que afronta América Latina.

En relación a los avances -muchos de ellos en materia legislativa- que adelanta América Latina para lograr el reconocimiento de derechos sociales, políticos y de participación ciudadana, Alain Pumar identificó un “estancamiento” generalizado. “En este momento, se pasa a una agenda más política”, manifestó el director del convenio Sur (Fortalecimiento de capacidades humanas e institucionales de las poblaciones indígenas guaraníes y afrodescendientes en Paraguay, Bolivia, Ecuador y Colombia) al referirse al papel y la responsabilidad de los liderazgos regionales.

Asimismo, y luego de trazar un diagnóstico por países, Pumar aprovechó su exposición para reforzar la importancia del “fortalecimiento de capacidades humanas e institucionales de las poblaciones indígenas guaraníes y afrodescendientes”, trabajo que actualmente desarrolla en Paraguay, Bolivia, Ecuador y Colombia.

Por su parte, Salvador Orellana, director del convenio de Centroamérica (Ejercicio pleno de derechos y reducción de la pobreza en las poblaciones indígenas y campesinas en El Salvador, Guatemala y Nicaragua) enumeró y expuso cuáles han sido las consecuencias más directas de las políticas económicas Neo-liberales aplicadas en la región sobre determinados colectivos: la migración del campo a la ciudad en condiciones de vulnerabilidad; desestructuración cultural y familiar, además del daño ambiental ocasionado por la implementación de agresivas políticas de explotación.

Orellana, quien concentra gran parte de su trabajo en Centroamérica, elaboró un diagnóstico de los temas más urgentes y complejos de la problemática social de esta zona. El primer problema, según explicó, está representado en la inseguridad pública, la cual, a su juicio, es una “consecuencia de la implantación del modelo neoliberal, acompañado del fuerte narcotráfico que existe en la zona”. Salvador plantea que Centroamérica se considera el corredor del paso de las drogas que llegan de Suramérica para introducirse en le mercado de Estados Unidos, lo cual agrava la situación de los derechos humanos.

El segundo problema de mayor gravedad señalado por Salvador Orellana está representado en el la grave situación de desempleo y pobreza. “En estas crisis perpetua en la que viven estos países, se agrava cada día más. Uno de los ejemplos más claros es la disminución paulatina de la canasta básica”, aclaró.

Junto a estos dos primeros, Orellana hizo énfasis en un problema de naturaleza política: “la imposibilidad de llevar a cabo cambios estructurales” debido a la presencia de gobiernos de naturaleza estática y de un sistema que se muestra insuficiente para dar respuesta a las demandas de los ciudadanos y ciudadanas.

IEPALA en la región

Actualmente, a la par que varios proyectos en diversos países, IEPALA desarrolla en la región actividades y acciones enmarcadas en dos importantes convenios financiados por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

En cada convenio, se trabaja con organizaciones locales, contrapartes fundamentales para la planificación, ejecución y seguimiento de los objetivos planteados.

América del Sur

"Fortalecimiento de capacidades humanas e institucionales de las poblaciones indígenas guaraníes y de afrodescendientes, altamente vulnerables a situaciones de violación de derechos humanos y violencia de género, en Paraguay, Bolivia, Colombia y Ecuador, con posibles acciones en otros países de la zona".

Este convenio tiene como objetivo aumentar y consolidar la capacidad de estos sectores de la población, con el fin de que puedan ejercer sus derechos sociales, políticos , culturales. Todo ello, acompañado con un enfoque de género.

Planificado a cuatro años, plantea el trabajo en cada país y sus problemáticas desde un punto de vista interno y regional. En este sentido, nuestras acciones no sólo están dirigidas a realizar cambios que empoderen al seno de las poblaciones con las que vamos a trabajar directamente, sino también a influir de una manera regional en los los procesos de incidencia pública y política.

Contrapartes:

- Comisión Intereclesial Justicia y Paz (Colombia)
- CEDEAL (Ecuador)
- Organización Tierra Viva (Paraguay)
- NORSUD (Bolivia)

Centromérica

"Ejercicio pleno de derechos y reducción de la pobreza en poblaciones indígenas y campesinas, en El Salvador, Guatemala y Nicaragua, con posibles acciones en otros países de la zona"

"La pobreza es la carencia que impide a las personas cumplir sus actividades básicas gozando de una vida larga y saludable, reproducirse y transmitir su cultura a las generaciones siguientes, interactuar socialmente, acceder al conocimiento y gozar de libertad de expresión y pensamiento". Bajo este premisa, las organizaciones que componen este convenio se han propuesto como objetivo general fortalecer la práctica del ejercicio de los derechos de las comunidades indígenas y campesinas, con su participación en la mejora de las condiciones de vida, erradicación en la mejora de las condiciones de vida, erradicación del hambre y reducción de la pobreza.

Para poder alcanzar este fin, se ha planteado un objetivo específico que se basa en incrementar la participación ciudadana, así como la economía y alimentaria de las comunidades indígenas y campesinas, mediante la práctica del ejercicio de los derechos y el desarrollo de la producción agropecuaria, con enfoque de género, sustentabilidad ambiental y diversidad cultural.

Contrapartes

- Coordinadora de Organizaciones Maya Kaqchikel de Desarrollo Equitativo y Sostenible (COMKADES) (Guatemala)
- Defensoría Indígena “Wajxaqib No’j” (Guatemala)
- Asociación Comunitaria Unida por el Agua y la Agricultura, ACUA (El Salvador)
- Asociación de Lisiados de Guerra de El Salvador “Héroes de Noviembre /89” – ALGES (El Salvador)
- Coordinadora de Pueblos Indígenas Chorotegas CPICH (Nicaragua) Unión de Cooperativas Agropecuarias del Norte de Las Segovias R.L­ UCANS (Nicaragua)

De izq a der.: Juan Carmelo García, presidente de IEPALA, junto a Salvador Orellana y Alain Pumar