Presentación

11 de julio de 2011
JPEG - 23.8 KB

Durante décadas, las poblaciones indígenas y campesinas han sido sistemáticamente marginadas de los planes de desarrollo en los estados Centroamericanos (Guatemala, El Salvador Nicaragua y Honduras), siendo las mujeres las que reciben el impacto negativo más fuerte. Reprimidos y relegados en un segundo plano en la vida política, económica y social, se han convertido en objeto de violación de derechos humanos. Una de las consecuencias inmediatas de esta exclusión ha provocado que estas poblaciones vivan en condiciones de extrema pobreza. Desde Nicaragua, hasta Guatemala, pasando por el Salvador. Tres países en donde los campesinos e indígenas se presentan en desigualdad de condiciones para poder demandar sus derechos. Para saber más...