Contexto Social
Guatemala


Multiétnico, multilingüe y pluricultural, son las principales carácterísticas que definen a Guatemala. En su territorio viven los pueblos indígenas maya, garífuna y xinca, los cuales representan a más de la mitad de la población. Frente a estas poblaciones, una minoría blanca concentra todo el poder, ejerciendo un importante papel en los aspectos económicos, culturales y políticos del país. En esta inequidad es donde la población indígena sufre una exclusión social, a todos los niveles.

Según afirma la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, los indígenas en Guatemala han sido históricamente discriminados por razones étnicas y actualmente componen la población pobre o en extrema pobreza. Además, el largo conflicto armado evidenció de manera dramática la exclusión y la discriminación hacia estos pueblos: en torno al 83% de la población maya murió de manera indiscriminada.

Apartados de la sociedad, relegados de la vida política e invisivilizados en la historia de su país, aproximadamente el 40% de los indígenas viven en extrema pobreza, mientras que cerca del 80% son pobres, padeciendo los índices de alfabetización y de ingresos más bajos de la sociedad guatemalteca. Estos datos colocan a la infancia indígena en una situación preocupante, ya que en torno al 67% de los niños y niñas indígenas padecen desnutrición crónica.

Si hablamos de Salud, las estadísticas demuestran que la población indígena no suele hacer un uso frecuente de los servicios sanitarios. Este hecho se explica debido a que sólo el 5% de los guatemaltecos indígenas tienen cobertura de salud en comparación con el 18% que poseen los ladinos.

En referente a la educación el panorama continúa siendo desalentador. Los guatemaltecos indígenas entre 15 y 31 años presentan un promedio de 3,5 años de escolaridad, mientras que los ladinos alcanzan los 6,3 años. En 2000, sólo el 53% de la población indígena entre 15 y 64 años podía leer, frente al 82 % de los ladinos.