Contexto Económico
Guatemala


A inicios de los 90, Guatemala comenzó a aplicar los Programas de Ajuste Estructural (PAE). La economía neoliberal proclamó a los cuatro vientos los beneficios absolutos de esta medidas económicas. El FMI las mostró como la solución rápida (en un periodo de dos años) para que los países conseguiguieran pagar todas las deudas contraídas, y así alcanzar el desarrollo deseado. Sin embargo, se produjo lo contrario. Recortes sociales y económicos exacerbaron la inequidad y dejaron a un gran porcentaje de la población en la pobreza.

Arrastrando este contexto en sus espaldas, en la actualidad, Guatemala se presenta como uno de los países más desiguales del mundo con un coeficiente GINI que alcanza el 0.50% . El 57% de la población vive en situación de pobreza y el 21.7% en extrema pobreza, concentrándose en el área rural el 74% y en la población indígena el 76%.

La inversión del país en educación y salud es insuficiente para la magnitud de la demanda. Se estima que el promedio de escolarización se encuentra en 3,5 años, (el más bajo de Centroamérica) y el analfabetismo supera el 30% de los habitantes mayores de 15 años. Mientras que la salud, alrededor del 20% de la población, no tiene ningún acceso a servicios de sanidad institucional.

Por otro lado, la obtención de alimentos es limitado debido a la baja capacidad adquisitiva. De ahí, que el 49.3% de los niños menores de cinco años presente desnutrición crónica, mientras que en la población indígena aumenta hasta el 69%.

La inmigración, es otro de los aspectos que afecta directamente a la economía guatemalteca. Cada día cientos de personas huyen de Guatemala en busca de una vida mejor. Los que consiguen atravesar la línea de la frontera, se convierten en fuentes de ingreso ya no sólo para su familia, sino para el país entero. De esta manera, el envío de remesas, se convirtió (y sigue siendo) la segunda fuente de ingreso de divisas al país, superada por las exportaciones. Como consecuencia, la crisis del primer mundo afectó drasticamente en la economía del país. Y es que, según la Organización Internacional de las Migraciones, un 30% de la población de Guatemala han visto reducido su poder adquisitivo. De ahí, que mientras en Estados Unidos los bancos comenzaban a embargar casas, en Guatemala se declaraba “el estado de emergencia” ante la grave crisis alimentaria por la que atravesaba el país. En la actulidad, informes de PNUD afirman que Guatemala ocupa el lugar 121 en la lista de países con más bajo índice de Desarrollo Humano. En este panorama, los indígenas que conforma el 65% de la polación, son especialmente vulnerables.