Contexto Económico
El Salvador


Durante los 20 años de gobierno del partido ARENA, las políticas liberales impulsadas por Estados Unidos se pasearon a sus anchas entre la economía salvadoreña. A inicio de los años 90, y por recomendación del Fondo Monetario Internacional, se implantaron los programas de ajuste estructural. Los drásticos recortes sociales hicieron mella en una sociedad debastada por la guerra. La pobreza se acrecentó en la población, a la par que lo harían los escándalos de corrupción política.

En enero de 2001, el ex presidente de El Salvador Fernando Flores puso en curso legal el dólar. De esta manera, El Salvador se convirtió, junto con otros lugares del continente americano, en un país dolarizado. Aunque en la actualidad la antigua moneda, el colón, sigue existiendo nominalmente y los presupuestos del Estado continúan computándose en ella, en la calle y en los bancos lo único que se ve son los dólares. A esta medida le sucede la aprobación, en el 2006, del tratado de libre comercio CAFTA con Estados Unidos. Para ello, El Salvador tuvo que hacer una serie de reformas en su sistema legislativo y regulativo. El TLC fue duramente criticado por pequeños comerciantes, vendedores informales y sindicales, quienes denunciaron que el tratado solamente beneficiaría a las grandes empresas y a los empresarios del país.

A día de hoy, según el Banco Central de Reserva de El Salvador, existen alrededor de quince zonas de libre comercio en país. El beneficiario más grande es la industria de la maquila textil, que proporciona 88,700 trabajos directos y consiste sobre todo en el corte de ropas para la exportación a los Estados Unidos. De ahí que, en la actualidad la economía esté más orientada a sectores productivos como la manufactura y los servicios, en lugar de la agricultura (sobre todo cultivo del café, algodón, caña de azúcar, cereal, vegetal, frutas, especies y bálsamo).

Otra de las principales fuentes de ingresos del país son las remesas, las cuales cayeron en picado con la crisis financiera de los EE.UU. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) estima que existen alrededor de 2,5 millones de salvadoreños viviendo en Estados Unidos.Fente a estos datos, la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico afirma que en torno a 362 familias reciben remesas del exterior.

Con una economía devastada, el actual gobierno liderado por Mauricio Funes, puso en marcha el Plan Global Anticrisis (PAC). Aprobado en el 2009, dicho programa buscó generar 100,000 empleos temporales a través de la construcción de diversas obras públicas, entregar gratuita de útiles y uniformes escolares, pensión de US$50.00 mensuales a 42,000 adultos de la tercera edad, instalación del Consejo Económico y Social, construcción de 25,000 viviendas de interés social, entre otros. Sin embargo, la crisis económica a nivel mundial, los desastres naturales (como la tormenta tropical Agatha de 2010) y el aumento de inseguridad ciudadana, han sido algunas de las causas que han impedido que se aplique en su totalidad dicho plan.