Contexto y antecedentes

Contexto y antecedentes

JPEG - 32.8 KB
Barrio de Maxaquene A en Maputo, Mozambique

Mozambique es un país que comenzó a recibir ayuda masiva a partir del fin de la guerra civil en el año 1992. Su relativa estabilidad política, su régimen democrático y su “aparente” voluntad política de mejora, llevaron a muchas organizaciones a pensar en Mozambique como un país modelo donde poder llevar a cabo buenas prácticas de desarrollo que permitieran acabar con la pobreza, y así, en los últimos años, Mozambique ha pasado a tener los índices de crecimiento económico más elevados de África Austral. Sin embargo, el desarrollo económico no ha ido acompañado de mejoras en las condiciones de vida y el índice de desarrollo humano sigue situando a Mozambique en niveles muy por debajo de lo esperado, en el puesto 184 de los 187 países registrados en las estadísticas del PNUD del año 2011.

En cuanto al sector educativo, tan solo el 47% de las mujeres y el 64% de los hombres han completado la enseñanza primaria, y de ellos/as, solo un 2% de las mujeres y un 5% de los hombres posee estudios de secundaria o superiores. Pese a que el nivel de analfabetismo ha descendido, producto de políticas del Gobierno favorables al cambio, la inversión en educación es todavía insuficiente, de forma que sólo el 38,7% de los mayores de 15 años está alfabetizado. Además, jóvenes y mujeres continúan siendo los sectores poblacionales más desfavorecidos: las mujeres adultas alcanzan una tasa del 66,7% de analfabetismo, los/as adolescentes de entre 15 y 19 años es de 37,9% (el 48% si se contabiliza solo a las mujeres) y 50,7% para los de 20 a 29 años (61,1% mujeres).