Análisis

Aciertos y desaciertos de la descentralización

1ro de marzo de 2013

Los procesos de desarrollo local son ante todo una estrategia de desarrollo endógeno, esto es, el impulso de la capacidad emprendedora local, con la articulación de agentes públicos y privados. Entonces, es preciso analizar cuales son los aciertos y desaciertos de la descentralización aplicada a países en los que se impulsa este tipo de desarrollo.

En el caso de la descentralización pública en África es preciso destacar que busca una mayor participación de las organizaciones de la sociedad civil en la gestión del desarrollo. Es decir, aparecen diversos enfoques teóricos y experiencias como condición sine qua non para el éxito de este tipo de procesos. Por lo tanto, se intenta integrar tanto a organizaciones intermedias, las de “apoyo” (ONG, Fundaciones, Institutos, etc.) y las de “base” (Juntas vecinales, Centros comunitarios, etc.) con la planificación de programas y estrategias hasta la evaluación de los resultados obtenidos.

Por lo tanto en Angola, en concreto, a través del proceso de descentralización se ha perseguido articular la intervención de personas y grupos sociales en la toma de decisiones públicas y su control. Así se estimula una mayor participación de la sociedad en temas relacionados con la salud, educación, servicios básicos como la provisión de agua. De hecho, de acuerdo al último informe del Programa de Apoyo a los Actores No Estatales o Programa do Apoio aos Actores ñao Estatais (PAANE) sostiene que en Angola hay 591 organizaciones, de las cuales, 464 son nacionales (216 legalmente constituidas), 127 internacionales (de las cuales 109 están legalizadas), 19 fundaciones (9 legalizadas) y 25 instituciones religiosas (15 legalizadas).

Hay que resaltar que si bien el gobierno local tiene mayores competencias descentralizadas en diversos niveles (provincias, municipios, comunas) y se busca una mayor evaluación por parte de la sociedad, las reformas del estado desde los años `70 hasta la entrada del nuevo milenio supuso una reducción del rol estatal y la presencia de las grandes multinacionales. Así se produjo una estrategia de desplazamiento de rentas hacia beneficios privados en detrimento del proteccionismo del bienestar colectivo. Es decir, el sector privado ha ido ocupando espacios que en el pasado estaban reservados a las gestión pública.

Según África info market, Angola pone a disposición del inversor un conjunto de incentivos fiscales que incluyen exenciones impositivas y aduaneras por períodos entre 3 y 15 años, en función del tipo de proyecto y del lugar donde se ejecute. También, la formación de mano de obra nacional o el desarrollo de infraestructuras locales dan derecho a exenciones. http://www.africainfomarket.org/pai...

La descentralización del estado implicó que el estado haya perdido su capacidad reguladora y su soberanía económica y política, desertando de sus responsabilidades básicas con graves costes políticos y sociales. Se intensifican las tendencias hacia una progresiva subordinación de las políticas públicas a los criterios del mercado, privatización del poder estatal por la erosión de la autonomía pública y el fortalecimiento de líderes empresariales. La creación de los planes económicos tendientes a cumplir los compromisos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), entre otros, enfatiza la reforma neoliberal del estado que ha favorecido las privatizaciones, ajuste, deuda externa, desregulación y descentralización en el contexto de la Globalización.

A partir de las reformas del estado, el gobierno nacional traslada estas competencias a los gobiernos provinciales y éstos a su vez a sus municipios y comunas, en un marco de descentralización y mayor participación ciudadana, como uno de los factores de la consolidación del sistema democrático. Esta alternativa se ha presentado como salida unilateral para alcanzar progresivamente el desarrollo, además de continuar pagando los compromisos externos, transfiriendo a las familias y la comunidad responsabilidades relacionadas con la cobertura de necesidades básicas que antes pertenecían a la esfera pública.

Hay experiencias en las que la descentralización no ha corregido la distribución desigual del ingreso ni las asimetrías regionales en el interior de un país. Por un lado, descentralizar puede significar el fortalecimiento de lo local en el plano institucional. Por el otro lado, puede significar que el estado nacional descargar la crisis hacia abajo o hacia aquellas provincias, municipios, comunas que se les asigna la función de asumir los efectos sociales de las decisiones económicas del gobierno central; llegando a ser las receptoras de protestas ciudadanas, desempleo, ajuste y recesión económica. Muchas veces esas ciudades cuentan con recursos similares o sin las capacidades técnicas y de gestión necesarias. Es por ello, que tener mayores competencias con menores recursos genera el desafío de hacer más eficiente la gestión adaptando estructuras, procesos y medios organizacionales.

El gobierno en todos sus niveles se ve motivado a ampliar su capacidad técnica y de gestión para aplicar políticas públicas que den respuesta a las demandas sociales. De esta forma, el gobierno tiene que impulsar recursos de análisis y monitoreo a priori y a posteriori en la aplicación de programas sociales. Para ello, es menester trabajar con ONGs u otro tipo de organizaciones y con los movimientos sociales. Hay que destacar, que si el gobierno municipal carga de responsabilidades a las organizaciones que carecen de medios y además intenta cooptarlas, se descentralizaran los problemas sin generar la gestión adecuada. Por lo tanto, aparece el desafío de articular acciones entre el gobierno local y esa parte de la sociedad organizada para que el modelo de gestión municipal evite caer en redes clientelares, permanezca en el tiempo y produzca un desarrollo genuino y autónomo teniendo en cuenta la particularidad de lo local sin perder de vista su inserción en el sistema internacional.

Escrito por Wanda Lia Papagna