Malange

Malange

Malanje fue una de las provincias más afectadas por la guerra. Este hecho provocó la fragilidad de las capacidades institucionales. Comparativamente con otras provincias, el panorama en la mayoría de los municipios es todavía peor: infraestructura económicas, sociales e institucionales muy degradadas, recursos humanos de bajo nivel de conocimientos o aislamiento entre otras características.

Cuenta con una extensión de 98.302 kilómetros cuadrados y una población de 998.000 habitantes. Sus municipios son Cacuso, Caombo, Kalandula, Cambundi-Catembo, Cangandala, Cuaba Nzogo, Cunda-Dia-Baze, Luquembo, Malanje, Marimba, Massango, Mucari, Quela e Quirima. El Convenio intervendrá en los Municipios de Malanje, Kalandula, Kiwaba N’Zoje y Quela: Kalandula, situado a 85 Kms al sudoeste de la capital de la provincia, tiene una extensión de 7.037 Kms, una población estimada de 91.345(72.422) individuos y 5 comunas distanciadas (de sede a Kuale son 105 Kms, a Katego Kalonga 96 Kms y a Kinje 35 Kms).

Kiwaba N´zoji está localizado a 90 Kms de distancia del municipio sede, al nordeste de la provincia. Tiene una extensión de 3.019 Kms2, 142 aldeas y una población estimada de 10.182 habitantes, 2 comunas (Sede y Mufuma) y 142 aldeas.

El municipio de Quela está localizado al nordeste de la provincia, a una distancia de 123 Kms. Tiene una superficie de 5.830 Km2 y una población estimada de 25.150 habitantes, distribuidos en 4 comunas y 6 regidorías. Finalmente, el municipio de Malanje, el municipio sede, tiene 422 km² y 221.785 habitantes. Está constituida por las comunas de Malanje, Quimbamba, Ngola-Luíje, Cambaxe, Cambondo e Cangando.

Respecto de las Organizaciones de la Sociedad Civil, observamos que en Malanje, al contrario de lo que sería de esperar por razones históricas (fue en esta provincia donde se desarrolló una de las experiencias sociales más interesantes de movilización y organización juvenil en el periodo anterior a la independencia, denominada Obra Social de Maxinde) y por la presencia de ONGs durante los últimos diez años de guerra, las organizaciones de la sociedad civil presentan un nivel de desarrollo menor; se encuentran en una situación de fragilidad importante, junto con su escasa capacidad institucional, provoca que los órganos de diálogo entre las dos partes tengan dificultades en el cumplimiento de su papel. La cultura autoritaria de los líderes provoca la falta de costumbre en consulta y diálogo o negociación. Asimismo las OSC están muy poco capacitadas para mantener un diálogo que permita la presentación de propuestas y soluciones de los problemas identificados y poco maduras políticamente para reivindicar mayor protagonismo en la vida de los municipios.

La Provincia de Malanje, a pesar de tener un número de OSC legalizadas relativamente alto en relación a otras provincias, parece caracterizada de una situación de inactividad vinculada a la reducción de financiadores en esta provincia. Casi los únicos proyectos activos son los dirigidos al medio rural, implementados por las asociaciones de campesinos constituidas en red bajo la tutela de ADRA, OPCD.

Fuera de estas actividades, solamente se observa algunas organizaciones con sede en el municipio sede de la provincia y que trabaja en los sectores de salud (lucha al SIDA), educación, derechos humanos y construcción de la paz, y dos puntos de referencia de las OSC: uno es la Iglesia Católica, con sus organizaciones CARITAS y PROMAICA; y otro es la escuela de educadores de la APP que forma educadores provenientes de áreas rurales.

Existen formas de cooperación entre OSC y administraciones públicas (ej. Kalandula), pero son sobre todo vinculadas a la presencia de funcionarios que por sus experiencias personales tienen una sensibilidad particular. Entre los problemas específicos de esta área están la falta de oportunidades de educación superior, lo que implica ausencias en las oficinas de las ONGs para dedicarse a formación superior en institutos instalados fuera de la ciudad, afectando de este modo a los liderazgos de las ONG.

Ahora bien, ha habido avances en la organización de la Sociedad Civil y su capacidad de influencia. Actualmente en Malanje existen 242 organizaciones de base, y en los años 2010 y 2011, en los Municipios de Quela, Kalandula y Kiwaba Nzoji, se realizaron encuentros anuales municipales y provinciales de las comunidades, implicando a autoridades tradicionales, religiosas, funcionarios públicos y miembros de la sociedad civil (grupos organizados, asociaciones de campesinos y fórum de mujeres de Kalandula), promovidos por ADRA. Respecto de el Gobierno Local, la falta de cuadros locales no favorece la conformación de un cuadro orgánico capacitado en los municipios. Sin personal mínimamente cualificado, se mantiene la debilidad de funcionamiento de la Administración y consecuentemente, la falta de capacidad de provisión de servicios esenciales de desarrollo. Además de esto, no siempre son aprovechados los pocos recursos humanos locales o provinciales, generalmente por razones políticas, pues la militancia en el partido es generalmente, determinante.

En términos generales, el mayor número de funcionarios públicos se encuentra entre los profesores, y a menor escala, en el sector de salud. A pesar de la escasa cualificación generalizada. En cuanto a los servicios de agricultura el número de técnicos es extremadamente reducido y las infraestructuras casi inexistentes. Apenas en la comuna de Kota, en Kalandula.

El número de mujeres empleadas en la función pública en el sector privado es insignificante. Las mujeres se encuentran asignadas especialmente en las áreas de Familia y Promoción de la Mujer en los tres municipios, un cargo no previsto en el cuadro orgánico de la Administración.

En el 2010 el Gobierno ha realizado un diagnóstico en los Municipios, Comunas y Aldeas para identificar el nivel de desarrollo y necesidades más apremiantes en cada uno de ellos. Este diagnóstico realizado para la constatación del Desarrollo de los Municipios, Comunas y Aldeas de la Provincia de Malanje. Es de resaltar el apoyo financiero prestado por las Administraciones Municipales de Kiwaba-Nzoji y Kalandula y las dos comunidades locales de Lombe para la realización de estos encuentros. Asimismo se celebraron conferencias provinciales que contaban con un órgano coordinador.

El trabajo de las Administraciones Municipales y Comunales presenta bastantes deficiencias: faltan planes de actividades coherentes, monitoria y evaluación, bases de datos sobre servicios y población, programas de capacitación de cuadros, fiscalización de obras y prestación de cuentas a los ciudadanos. Los informes de actividades trimestrales y anuales son muy poco informativos, sin estructura definida.

En cuanto al funcionamiento de los CACS, hubo avances en las convocatorias del CACS provincial, que fue de forma regular, sin embargo a nivel municipal continúa la discrecionalidad de las autoridades públicas para la convocatoria de los Consejos , pero tuvo avances en la participación y representación de los miembros de la administración, autoridades tradicionales, instituciones religiosas y miembros de la sociedad civil. En estos espacios de concertación se abordaron asuntos relacionados con la construcción y rehabilitación de infraestructuras sociales, programas de desarrollo agropecuario, dotación de infraestructuras y aguas entre otros. Dentro de los logros de los mismos se encuentra la construcción de la oficina del Forum de Mulheres de Kalandula donde hubo una implicación de la Administración Municipal.