¿Dónde estamos?

¿Dónde estamos?

Según el Fondo de Apoyo Social el desarrollo local se define como las transformaciones positivas económicas y sociales de forma inclusiva y sustentable en un territorio local. El desarrollo social se define en torno a los servicios básicos sobre todo salud, educación agua y saneamiento. El desarrollo económico tiene que ver con el impulso de la infraestructura que permita el desarrollo económico al incluir la construcción de calles, redes eléctricas, teléfonos, etc. En ese sentido, hay que reforzar las capacidades y dimensión de las empresas así como también la creación de puestos de trabajo. El desarrollo político-administrativo se expresa en términos institucionales, es decir, en las capacidades y gestión por parte de las Administraciones Municipales y Comunales. A su vez cuenta con la participación ciudadana en la elaboración de ideas sobre el desarrollo de la zona. http://cnsc2009forum.bligoo.com/med...

En los países centrales el desarrollo local es la respuesta de localidades y regiones a un desafío de carácter global. Es necesario explicar el contexto geopolítico-social, económico y político administrativo de Angola en pro de entender el implemento del desarrollo en este país africano para finalmente analizar, con una mirada crítica, el proceso de descentralización del estado.

Contexto geopolítico y social.

Angola es un país de la costa occidental de África, limitando al norte y al este con la República Democrática del Congo, una parte oriental con Zambia, al sur con Namibia y al oeste con el Océano Atlántico. Angola abarca el enclave de Cabinda, a través del cual hace frontera con la República Democrática del Congo, al norte. El territorio está dividido en 18 provincias y 163 administraciones municipales. La capital del país está ubicada en la ciudad de Luanda situada en la provincia del mismo nombre. Su territorio es de aproximadamente 1,2 millones de km y coloca a Angola entre los 22 países más grandes del mundo.

Según informaciones obtenidas por Naciones Unidas, en 2006, junto con el ministerio de Finanzas, en 2005 el total de población angoleña alcanzó los 17,7 millones de habitantes. Este número ha podido variar desde el último Censo Demográfico realizado por el Gobierno de Angola en 1974.

Siguiendo el Diagnóstico de Descentralización Fiscal en Angola, de Naciones Unidas en 2006, más de la mitad de la población de Angola es menor o igual a los 20 años y tiene una expectativa media de vida estimada en 42 años. Cerca del 63% de la población vive por debajo de la línea de pobreza y el 80% de las personas están desempleadas. Más de la mitad de la población, cerca del 58%, es analfabeta y la tasa de matrícula en la enseñanza primaria llega al 74% de los infantes en edad escolar.

El diagnóstico resalta que el acceso de la población a los servicios básicos es muy precario: el 59% de las personas no tienen acceso al agua potable, el 60% al saneamiento y el 76% a los cuidados médicos. Hay un sector de la población, un 22% del total, que requiere de algún grado de ayuda alimentaria y un 13% de las personas sufren de desnutrición.

De acuerdo con datos oficiales del Alto Comisionado para los Refugiados de Naciones Unidas o United Nations High Commissioner for Refugees (UNHCR) , del 2003, los desplazados internos, que se estimaron en aquel momento, abarcaban 3,5 millones y más de 350.000 angoleños estaban refugiados en países extranjeros vecinos, en su mayoría en República Democrática del Congo y en Zambia.

La densidad de población es de 14,2 habitantes por km2. La provincia de Luanda tiene una extensión territorial de apenas 2.257 km y reúne a más de un cuarto de la población del país, su densidad de población es de 2.069 habitantes por km cuadrado. Luanda es la provincia más industrializada y con mayor crecimiento económico, ello se debe al hecho de no haber sufrido directamente los efectos de la guerra civil.

La guerra comprometió profundamente la estructura productiva del país: retiró la fuerza de trabajo de las actividades productivas y destruyó una parte de la infraestructura básica y el sistema de transporte. Según el Banco Mundial, en 2004, solo el 10% de las calles estaban asfaltadas. De acuerdo al Instituto Nacional de Remoçao de Obstaculor e Engenhos (INAROE), en 2002, gran parte del territorio era inaccesible porque había entre 6 y 7.000.000 de minas en casi el 35% de la superficie total del país. Algunas ONG hablan de 15.000.000 de minas. mirror.undp.org/angola/LinkRtf/DiaDesFisc-Port.doc

Con respecto a la estructura familiar en general y las mujeres en particular el conflicto armado ha desencadenado transformaciones en las estructuras familiares y en las relaciones maritales. La ausencia de hombres durante la guerra provocó que las mujeres asumieran roles y responsabilidades adicionales para sobrevivir y sostener a sus familias. Esto se evidencia cuando las mujeres tienen que tomar decisiones de una forma no convencional. Ante la ausencia masculina, en el contexto urbano las mujeres han fortalecido su rol de cabeza de familia.

La complejidad de la igualdad de género en Angola está causada por la diversidad cultural y por el prolongado conflicto vivido. La mayoría de las mujeres realizan actividades en el sector informal porque carecen de formación educativa. También hay muy pocas mujeres que ocupan cargos de decisión. El sector informal permite que las mujeres combinen sus sus tareas productivas con su papel reproductivo.

Las mujeres tanto en el medio rural como urbano tienen cierto grado de autonomía en relación con los hombres. Hay que destacar que existe una clara división del trabajo entre los hombres y las mujeres que difiere del medio urbano como el rural. Por ejemplo, se refleja en que un 43% de los niños pasa más tiempo en la escuela que las niñas, que solo es del 17%. Además el tiempo que las niñas ocupan en casa es del 36% en comparación al 7% de los niños.

Angola a nivel internacional ha ratificado algunos de los principales tratados universales de Derechos Humanos en relación a la mujer, como es el caso del Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer (CEDAW), la Plataforma de Acción de Pekin y el Marco de Acción de Dakar.

A nivel nacional el Gobierno de Angola y en el ámbito del Plan de Desarrollo Social, ha impulsado ejes de acción para enfrentar los diversos problemas en relación a la mujer, entre los que figuran la prevención del VIH SIDA, los preconceptos de género presentes en la sociedad angoleña, el cambio de la familia tradicional y los efectos de catástrofes naturales que repercuten en la mujer y su familia.

Por último, las mujeres pueden votar y ser electas desde 1975. La integración de las angoleñas en el parlamento en 2010 era del 38,6% en la Cámara Baja. Las mujeres recibían a igual cargo y en promedio una remuneración equivalente al 66% de la de los hombres.

La participación de la mujer en los órganos de decisión del Gobierno es la siguiente: de 220 diputados, 81 son mujeres (31%), de 33 ministros, 8 son mujeres (24%), de 55 Viceministros, 9 son mujeres (16%), de 2 Secretarios de Estado, 1 es mujer (50%), de 18 gobernadores provinciales, 3 son mujeres (17%), de 29 vicegobernadores provinciales, 9 son mujeres (23%), de 163 administradores municipales, 21 son mujeres (13%), de 529 administradores comunales, 17 son mujeres (0,3%).

En la magistratura judicial: en el Tribunal Supremo, de 14 magistrados ponentes, 2 son mujeres (14%), en el Tribunal Constitucional hay 3 mujeres y en el Tribunal de Cuentas 2 mujeres, en los tribunales provinciales, de 129 jueces, 34 son mujeres (26%); y en los tribunales municipales, de 77 jueces, 12 son mujeres (16%).

Contexto Económico.

La economía de Angola se apoya esencialmente en las exportaciones de petróleo cuyos yacimientos están localizados principalmente en Cabinda. Las extracciones de petróleo y las actividades derivadas aportan aproximadamente el 85% del Producto Interior Bruto (PIB) de Angola, porcentaje que ha aumentado a una media anual del 15%, entre 2004 y 2007. La cuota de producción de petróleo asignada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) al país es del 1,9 millones de barriles por día. http://www.africainfomarket.org/pai...

El PIB per cápita de 2005 fue de 2.018 dólares, este dato colocaba a Angola en la posición 104 en el ranking mundial. Mientras el FMI posicionaba al país en el puesto 109. Si bien el PIB per cápita angoleño no sea el más bajo comparativamente con los demás países de África, su Índice de Desarrollo Humano (0,381) es más bajo que el de esos países. A nivel mundial, el Índice de Desarrollo Humano de Angola ocupa la posición 161 en el rango. En 2005, los ingresos globales del gobierno angoleño ascendieron a 11.037 millones de dólares, es decir un 30, 9% del PIB de aquel año.

Los ingresos globales fueron del orden de los 11.310 millones de dólares o sea el 31,7% del PIB. Los ingresos fiscales -que excluyen los recursos provenientes de las amortizaciones de los empréstitos,de la venta de activos y de las financiaciones internas y externas, alcanzaron cerca de 9.522 millones de dólares es decir el 26,7 del PIB.

Considerando la distribución de los gastos por nivel de administración, se constata un bajo grado de descentralización fiscal en Angola: en torno al 84% de los gastos globales fueron ejecutados directamente por el gobierno central. Otro punto a destacar es que existe una concentración fuerte de recaudación de ingresos fiscales en la provincia de Luanda. Del 26,7% del PIB generado en 2005, solo Luanda respondió aproximadamente por el 95,7%.

El mismo hecho ocurre en relación a los gastos públicos. Hay una concentración alta de gastos en la provincia de Luanda, que por sí misma abarca más del 25% del total de los gastos realizados por los gobiernos locales. mirror.undp.org/angola/LinkRtf/DiaDesFisc-Port.doc De acuerdo a la información proporcionada por el portal web África info market, el PIB angoleño en 2010 fue de 85.000 millones de dólares. El PIB per capita es de 8.200 dólares.

La agricultura de subsistencia es la base alimenticia de la mayoría de los habitantes, ya que la mitad de los alimentos de consumo son importados. Desde 2005, el gobierno ha usado 1.000 millones de dólares en líneas de crédito con China, Brasil, Portugal, Alemania, España y la Unión Europea para la reconstrucción del país.

Los productos más exportados por Angola son petróleo, diamantes y derivados del petróleo. Sus principales socios comerciales son Estados Unidos, Portugal y países asiáticos. China, Taiwan o Corea del Sur. http://www.africainfomarket.org/pai...

Contexto político y administrativo en el marco de la descentralización del Estado.

La desconcentración administrativa significa la transferencia de responsabilidades a nivel local pero sin atribuciones de poderes autónomos. Mientras que la descentralización significa la devolución de funciones específicas a niveles sub-nacionales pero con la autonomía del estado central. Un gobierno descentralizado tiene lugar en un área geográfica específica y en base a funciones definidas. En ese sentido, es importante analizar estos conceptos en el caso de Angola.

Angola logró su independencia en 1975. En abril de 2002, el gobierno de Angola y la Unión Nacional Para la Independencia Total de Angola (UNITA) firmaron el Protocolo de Lusaka, el acuerdo de paz, que puso fin a los 27 años de guerra civil. El Protocolo de Lusaka establece: “La Reconciliación Nacional significa que de acuerdo a la Constitución de la República de Angola la administración del país tiene que ser efectivamente descentralizada y desconcentrada” y que “las Autoridades provinciales deben tener autonomía en materia administrativa, financiera, tributaria y económica”. La Constitución de 1992 establece (Art. 145-7) que “La organización del Estado a nivel local comprende la existencia de gobiernos subnacionales, autonomías locales, y una estructura administrativa local”. De acuerdo con la Ley Constitucional, las autonomías locales deben ser órganos representativos electos. Durante los años `90, a pesar del conflicto armado, el Ejecutivo introdujo una legislación importante sobre la desecentralización y desconcentración: el Decreto Ley 17/1999 y el Decreto Ejecutivo 80/1999.

No obstante, debido a la inestabilidad política, diversidad étnica, y por la ideología adoptada por el gobierno, Angola demoró en implementar las etapas sustanciales para la descentralización y el gobierno local. En efecto, desde la independencia, Angola construyó un gobierno altamente centralizado que inhibió el estímulo de una gobernanza participativa. Gran parte de los servicios públicos básicos son brindados desde una perspectiva central así se distancia de responder a las necesidades de la población más pobre.

El compromiso visible del gobierno rumbo a la descentralización emerge en los años recientes. A final de 2001, el gobierno aprobó el Plan Estratégico para la Desconcentración y Descentralización. Esencialmente, el plan previó un proceso gradual de descentralización. Primero tenía que transitar por la desconcentración para culminar en municipios locales autónomos.

En el año 2003, el consejo de Ministros aprobó un Estudio sobre la Macro Estructura del Poder Local. El estudio desarrollo un diagnóstico del gobierno local en Angola de 1975 a 2002. El estudio también elaboró recomendaciones para una reforma de descentralización en el país, que fueron aprobadas por el Consejo de Ministros en 2003. Las principales recomendaciones se relacionaron con las funciones de los gobiernos subnacionales, las relaciones entre los diferentes niveles de gobierno local, la asociación local y los recursos de las organizaciones como los humanos y financieros. Las recomendaciones del estudio fueron incluídas en algunas políticas nacionales claves como: el Plan Estratégico para la Reducción de la Pobreza (PRSP), una Estrategia Nacional para el Desenvolvimiento a Largo Plazo (2005-2025) y el Plan de Desenvolvimiento a Medio Plazo (2005-2011). Los programas de gobierno (2003-2004 y 2005-2006) propusieron una visión detallada para las reformas de desconcentración y descentralización.

Los gobiernos locales actúan básicamente como órganos desconcentrados del poder central, siendo su principal responsabilidad la ejecución de políticas definidas por los ministerios sectoriales. El modelo aportado es, por lo tanto, de funciones delegadas del gobierno central a los gobiernos locales.

Las actividades ejecutadas por las administraciones locales están consolidadas en la Organización General del Estado (OGE). El Decreo-Ley 17/99 reglamentadas funciones de cada nivel de la administración local. De acuerdo con este Decreto, los gobiernos provinciales tienen las siguientes atribuciones:

- Seguridad pública.
- Cultura.
- Asistencia social, educación y salud.
- Preservación del patrimonio histórico nacional y local.
- Bibliotecas municipales y comunales.
- Urbanización.
- Desarrollo económico.

Las administraciones municipales tienen como competencias:

- Seguridad pública.
- Asistencia social, educacional y sanitaria.
- Limpieza pública, saneamiento.
- Urbanismo, recogida y tratamiento de los residuos, iluminación, señalización, estaciones de transporte, etc.
- Parques, jardines, zonas verdes.
- Mercados públicos, cementerios y ferias.
- Desarrollo local.

Las comunas tienen funciones semejantes a las de las administraciones municipales, solo se diferencian debido a que el área de actuación territorial es más restringida.

- Limpieza pública, saneamiento.
- Urbanismo, recogida y tratamiento de la basura, iluminación, señalización, estaciones de transporte, etc.
- Parques, jardines, zonas verdes.
- Desenvolvimiento local.
- Mercados públicos y cementerios.

Los ministerios sectoriales se responsabilizan por el planeamiento, regulación, evaluación y fiscalización de las políticas y los gobiernos provinciales son ejecutores de algunos programas elaborados centralmente. El desarrollo de este modelo tiene como base la existencia de Direcciones Provinciales de los ministerios (excepto los ministerios de Finanzas, Interior y Justicia) que son una especie de “brazo” de los ministerios de gobiernos provinciales.

La Constitución de la República de Angola (CRA), aprobada el 21 de enero del año 2010, lanza las bases para el refuerzo del poder local a través del proceso de autarquización basado en el refuerzo y desarrollo de los Órganos Locales del estado para su constitución en autarquias y empoderamiento de las autoridades tradicionales. En ese sentido, el próximo 31 de agosto se celebrarán elecciones para elegir a las autoridades del país, cumpliendo con lo establecido en la reciente Constitución.