Declaración Final

Viena+20

Lunes 19 de agosto de 2013

Durante el 25 y el 26 de junio de 2013, la Conferencia Viena+20 OSC reunió en Viena a más de 140 personas integrantes de diversas OSC de diferentes partes del mundo con motivo del vigésimo aniversario de la celebración de la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de 1993 y su Declaración y Programa de Acción de Viena emitidos el 25 de junio de 1993.

Durante el 25 y el 26 de junio de 2013, la Conferencia Viena+20 OSC reunió en Viena a más de 140 personas integrantes de diversas OSC de diferentes partes del mundo con motivo del vigésimo aniversario de la celebración de la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de 1993 y su Declaración y Programa de Acción de Viena emitidos el 25 de junio de 1993.

..................................................................................................................

Preámbulo.

La Conferencia Viena+20 OSC

Observando las importantes contribuciones de la Declaración y Programa de Acción de Viena como documento histórico para la promoción y protección de los derechos humanos, en particular la afirmación por parte de los Estados de, entre otros elementos, la primacía de los derechos humanos incluidos los derechos de las mujeres; la indivisibilidad de los derechos humanos, civiles, culturales, económicos, políticos y sociales; la universalidad de todos los derechos humanos, la realización de los derechos humanos como un objetivo prioritario de las Naciones Unidas y una preocupación legítima de la comunidad internacional;

Acogiendo con beneplácito el establecimiento del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos basado en las recomendaciones de la Conferencia Mundial de Viena 1993;

Acogiendo con agrado el impulso que la Declaración y Plan de Acción de Viena han dado a la práctica de los planes nacionales sobre derechos humanos y el establecimiento de instituciones nacionales de derechos humanos dentro de los Estados;

Reconociendo los progresos considerables alcanzados en el desarrollo de las normas y mecanismos de derechos humanos desde 1993 a niveles nacional, regional e internacional;

Reconociendo además que la aplicación del Programa de Acción Viena 1993 aún no satisface las expectativas de sus objetivos declarados en varios sentidos, algunos de los cuales se señalan en la presente Declaración;

Considerando que la Declaración y Programa de Acción de Viena, emitidos hace 20 años, no tratan adecuadamente algunos de los desafíos encarados en la actualidad en lo concerniente a respetar, proteger y garantizar los derechos humanos;

Insistiendo en las obligaciones de derechos humanos de todos los niveles del Gobierno dentro de los Estados, y en las organizaciones intergubernamentales;

Reafirmando el principio de no discriminación y una sustantiva igualdad, incluida sobre la base de la raza, etnicidad, color, sexo, edad, lengua, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, propiedad, nacimiento, incapacidad física o mental, salud mental (incluido el VIH/SIDA), orientación sexual y estatus civil, político, social o de otro tipo;

Reconociendo las dimensiones medioambientales y ecológicas de los d erechos humanos alasegurar el funcionamiento y la sustentabilidad de todos los ecosistemas globales, salvaguardando, por tanto, los derechos de la naturaleza, la Tierra y el planeta y con respeto a los derechos de las futuras generaciones;

Destacando la la importancia del fortalecimiento de las obligaciones extraterritoriales a fin de encarar los desafíos de la globalización;

Alarmada por las crecientes disparidades a nivel global y por la amenaza que la riqueza extrema representa al derecho a la participación política y a la democracia, así como la realización de los derechos económicos, sociales y culturales;

Destacando la responsabilidad principal de los Estados de afrontar la impunidad de la corrupción que continúa violando una amplia gama de derechos humanos;

Profundamente preocupada respecto de la persistente y creciente criminalización de, y los ataques contra las defensoras y defensores de los derechos humanos, sobre todo aquellas y aquellos que trabajan a favor de los derechos de la mujer, los pueblos indígenas, las personas campesinas, religiosas y minorías étnicas;

Enfrentando el empobrecimiento creciente y la explotación de las mujeres en el contexto de la intensificación del capitalismo global, el militarismo , y el persistente patriarcado;

Alarmada por las violaciones de los derechos humanos individuales y colectivos de las personas que viven en situaciones de conflicto, ocupación, traslado de poblaciones, desplazamiento y guerra;

Recordando la responsabilidad de los Estados para asegurar la reparación íntegra para las víctimas de violaciones de derechos humanos y las infracciones del derecho humanitario;

Comprometiéndose con los principios y práctica de la solidaridad y la amistad entre las naciones y los pueblos; ............................................................................................................

Para leer la Declaración en versión completa consultar documento adjunto