Portada del sitio > Actualidad > Destacamos > Organizaciones de la sociedad civil denuncian el programa proSAVANA

Comunicado desde Mozambique

Organizaciones de la sociedad civil denuncian el programa proSAVANA

Lunes 10 de junio de 2013

Grupos de la sociedad civil consiguieron ver finalmente, después de una fuga, un ejemplar de la versión más reciente del Plan Directo del programa ProSAVANA, con fecha de Marzo de 2013. El documento deja claras las intenciones del proyecto y confirma que los gobiernos de Japón, Brasil y Mozambique están preparando, secretamente, el camino para llevar a cabo una usurpación de tierras a gran escala en el Norte de Mozambique. Varias organizaciones mozambicanas y sus socios internacionales están poniendo a disposición del público este plan, debidamente acompañado de algunas de sus reflexiones iniciales.

ProSAVANA es un programa entre Japón, Brasil y Mozambique para apoyar el desarrollo agrícola en el Norte de Mozambique. De acuerdo con el ejemplar del Plan Director, que fue enviado a la sociedad civil, el programa abarcaría un área de más de 10 millones de hectáreas en 16 distritos de 3 provincias del Norte de Mozambique -Nampula, Niassa y Zambezia- . Más de 4 millones de personas viven y dependen de la agricultura en este área que fue denominada Corredor de Nacala.

Todo el proceso de elaboración del programa ProSAVANA se ha caracterizado por una total falta de transparencia, consulta o participación pública. Mientras las grandes empresas del agronegocio formaron parte de las delegaciones gubernamentales que están investigando las oportunidades de negocios en el Corredor de Nacala, los 4 millones de agricultores que viven en el área afectada no recibieron ninguna información sobre las intenciones indicadas en el Plan Director. Los gobiernos han rechazado, hasta el momento, divulgar al público esta versión y versiones anteriores del Plan Director.

El Plan Director fue producido por un equipo de consultores extranjeros con vínculos estrechos con las empresas multinacionales del agronegocio, algunas de las cuales ya están adquiriendo tierra en las áreas comprendidas por el programa ProSAVANA 1. No hubo consultas significativas a las comunidades locales y el Plan no toma en consideración sus necesidades, sus historias y sus conocimientos, ni la aspiración de estas comunidades para el futuro. No hay tampoco ninguna apreciación a sus sistemas locales de agricultura y de producción de alimentos.

ProSAVANA se presenta como un programa de desarrollo/ayuda, sin embargo, la versión de Plan Director que llegó a las manos de la sociedad civil deja claro que es simplemente un plan de negocios para la adquisición del control de la agricultura en Mozambique por parte de las grandes empresas.

¿Que significa este Plan Director para los pequeños agricultores?

Los ideadores del Plan ProSAVANA han expresado repetidamente que este es un programa de apoyo a los pequeños agricultores. Pero el Plan Director tiene en consideración únicamente cómo los pequeños agricultores pueden apoyar el agronegocio. Esto se resumen en 2 líneas principales:

1. Alejar a los agricultores de la agricultura itinerante y de las técnicas tradicionales de gestión de tierras para hacer que adopten técnicas de cultivo intensivo a base de semillas comerciales, componentes de producción químicos y títulos de propiedad privada.

A pesar de que no se ha realizado ningún análisis de las técnicas agrícolas tradicionales en el área, el Plan Director afirma que “la transición de la agricultura itinerante para la agricultura sedentaria es una necesidad urgente”, y dice además que esta es “la principal estrategia propuesta en el plan”. El plan insta a realizar acciones para “combatir la práctica de la agricultura itinerante”.

El plan reconoce que es probable que los agricultores se resistan a desistir de sus formas tradicionales de agricultura, de modo que propone varios procedimientos para incentivarlos a hacerlo, tales como crear grupos de “agricultores principales” que puedan demostrar las ventajas de la agricultura intensiva, “incentivos en forma de un sistema de subsidios para comprar fertilizantes químicos”, y, mas importante aun, títulos de propiedad que confieran el Derechos a Uso y Aprovechamiento de la Tierra (DUAT) para los agricultores que cambien.

Para nosotros es evidente que el verdadero objetivo que está detrás de estas tentativas de convencer a los agricultores para realizar un cultivo intensivo es privatizar la tierra y volverla más accesible a los inversores extranjeros. Limitar a los agricultores a una parcela fija es una forma de demarcar las tierras de forma más clara para los inversores y facilitar a los gobiernos provinciales la creación de “bancos de tierra” que el plan prevé para las empresas. Permitiría también a los inversores el acceso a tierras sin tener que pasar por negociaciones con las comunidades. El componente sobre Registro de Tierra de Agricultores de Pequeña y Media Escala del Plan Director afirma claramente que su objetivo es “facilitar la identificación de áreas para la promoción de la agricultura por grandes terratenientes , empresas privadas y productores de medio porte”. Dice también ser una forma de “crear un ambiente de cooperación e integración entre haciendas de pequeña escala y los nuevos inversores”.

2. Empujar a los agricultores para un régimen de producción por contrato con empresas agrícolas y transformadoras.

El Plan Director divide el Corredor de Nacala en zonas y define cuales son los cultivos que tienen que ser cultivados en estas zonas, dónde y cómo éstos tienen que ser cultivados, y por quién deben ser cultivados (pequeños agricultores, medios agricultores o grandes empresas). Dentro de estas zonas, el plan establece diversos proyectos para la producción de materias primas agrícolas (commodities), algunas de estas localizadas exclusivamente en grandes haciendas de empresas, otras con base en una mezcla de grandes y medias haciendas y sistemas de producción sobre contrato con pequeños agricultores.

La agricultura bajo contrato no va a mejorar la vida de los pequeños agricultores de esa área. Por el contrario, va a volverlos más dependientes de una única empresa para todo, desde la adquisición de semillas hasta la venta de sus cosechas. Uno de los proyectos de agricultura bajo contrato propuesto que el Plan prevé un retorno sobre la inversión realizada del 30% al año para la empresa, mientras que los agricultores del proyecto serán obligados a dedicar 5 de las 5,5 hectáreas que van a recibir a la producción de mandioca en régimen de producción bajo contrato con el inversor.

Un paraíso para las grandes empresas

El Plan presenta varias oportunidades de negocios en las cuales las empresas pueden invertir y tener grandes retornos de entre el 20 y 30% al año. Las empresas que invierten podrán tener acceso al Fondo Nacala de dos mil millones de dólares, que está siendo financiado por los gobiernos e inversores de Japón y Brasil. A pesar de que los detalles del fondo todavía no constan en la actual versión del Plan Director, otras fuentes indican que el fondo será registrado en un paraíso fiscal de Luxemburgo y será llamado Africa Opportunity Fund 1: Nacala. (ver: http://www.g15.org/Renewable_Energi...).

Algunos de los proyectos del plan proporcionarán grandes áreas de tierras a los inversores. El Cluster Integrado de los Cereales que está previsto para el Distrito de Majune en la provincia de Niassa será gestionado por una empresa verticalmente integrada que operará 9 haciendas de 5.000 hectáreas, en un área de 60.000 hectáreas, para producir -en régimen de rotación- maíz, soja y girasol, principalmente para exportación. De acuerdo con el plan, “el proyecto tienen una alta rentabilidad y la taxa interna de retorno se calcula en 20,3% con un periodo de amortización estimado en 9 años”. El Plan Director impone la expansión y propagación de proyectos como este en todo el Corredor.

Las empresas también sacarán provecho de varias Zonas Económicas Especiales (ZEE) que son propuestas en el plan. En estas zonas, las empresas estarán exentas de pago de impuestos y derechos aduaneros, y podrán sacar provecho de acuerdos financieros offshore. Estas ZEE estarán localizadas en las principales localidades identificadas en el proyecto para la instalación de transformación y comercialización, lo que va a reducir drásticamente los ingresos que podrían llegar al gobierno, a través de un desarrollo planificado de las industrias del sector de exportación agrícola.

Desde que comenzó la planificación de ProSAVANA en 2009, muchos inversores extranjeros y sus socios locales ya adquirieron grandes superficies de tierra dentro del área del programa, dando lugar a numerosos conflictos de tierra con las comunidades locales. La intención del Plan Director es traer aun más inversores para esta área, lo que supondrá que los conflictos de tierra se vuelvan aun peores.

La principal solución que el Plan Director propone para estos conflictos en aumento son las “Directrices de ProSAVANA para la IAR” (Inversión Agrícola Responsable). Estas directrices son, principalmente, un listado con base en los siete principios del IAR que fueron elaborados por el Banco Mundial y han sido severamente criticados por todas las organizaciones de campesinos y grupos de la sociedad civil. Las “Directrices de ProSAVANA para la IAR” serán incluidas como anexo en el “Libro de Datos para los Inversores Privados”, que será lanzado en Agosto de 2013, como parte de las iniciativas para promover la inversión del agronegocio en el Corredor de Nacala.

Las directrices son flacas y facultativas y el plan no prevé nuevas leyes o reglamentos que puedan defender eficazmente a las comunidades contra la adquisición indebida de tierras. El plan señala apenas que “será solicitado a los inversores privados interesados en el desarrollo agrícola del Corredor de Nacala que cumplan estos principios, además de sus propios códigos internos de conducta y auto-reglamentación voluntaria”.

¿Cual es el resultado final de este plan?

El Plan Director, es su forma actual destruirá la agricultura de los campesinos, aniquilando los sistemas de manejo de semillas de los agricultores, conocimientos locales, los cultivos alimentarios locales y los sistemas tradicionales de gestión de la tierra. Va a desplazar a campesinos de sus tierras o forzarlos a cultivar parcelas fijas de tierra donde serán obligados a producir bajo contrato de producción para las empresas y se endeudarán para pagar semillas, fertilizantes y pesticidas necesarios. Los campesinos que obtengan los títulos de tierra correrán el enorme riesgo de perder rápidamente sus tierras a favor de empresas y grandes agricultores.

Es revelador que apenas uno de los siete clusters del Plan Director está dirigido a los pequeños agricultores y a la producción de alimentos para el sustento familiar. Y este cluster propone únicamente el mismo viejo modelo de desarrollo propuesto por la fracasada revolución verde. El Plan Director no pierde ningún tiempo ni energía en las necesidades y capacidades de los campesinos del Corredor de Nacala.

Las grandes empresas son los grandes beneficiarios de este Plan Director. Van a tener el control sobre la tierra y la producción y van a controlar el comercio de los alimentos producidos, que serán exportados a lo largo de las carreteras, vías férreas y el puerto de Nacala, que serán construidas por otras empresas extranjeras pagadas con recursos públicos de Mozambique y de Japón. Empresas extranjeras de semillas, pesticidas y fertilizantes van a hacer también un gran negocio con esta enorme expansión de la agricultura industrial en el interior de África.

Algunos mozambicanos se van a lucrar con esto. Por ejemplo, la familia más rica de Portugal creó una joint-venture para adquirir tierras y producir soja en el Norte de Mozambique con una empresa nacional controlado por los amigos y parientes del presiente de Mozambique, y en colaboración con uno de los mayores agricultores empresariales de Brasil. Pero estos lucros serán a costa de los mozambicanos comunes.

Ver el Plan Director confirma nuestra determinación de interrumpir el programa ProSAVANA y apoyar a los campesinos y al pueblo mozambicano en su lucha por la soberanía alimentaria.

29 de Abril de 2013 Firmado por: Justiça Ambiental, JA!/ FoE Mozambique (Moçambique) Forum Mulher (Moçambique) Livaningo (Moçambique) LPM - Landless Peoples Movement (Member of Via Campesina - South Africa) Agrarian Reform for Food Sovereignty Campaign (Member of Via Campesina - South Africa) AFRA - Association for Rural Advancement (South Africa) GRAIN Friends of the Earth International (FoEI) (*a maior rede de organizações ambientais de base com membros institucionais em 74 países e mais de dois milhões de membros individuais) National Association of Professional Environmentalists (NAPE) / Friends of the Earth (FoE) Uganda FoE Swaziland Amigos da Terra Brasil / FoE Brazil Movimiento Madre Tierra, Honduras NOAH Friends of the Earth Denmark GroundWork Amigos de la Tierra España / Friends of the Earth Spain Environmental Rights Action / FoE Nigeria Sahabat Alam Malaysia/ FOE Malaysia SOBREVIVENCIA, Friends of the Earth Paraguay CESTA, FOE El Salvador Earth Harmony Innovators (South Africa) Ukuvuna (South Africa) FoE Africa Kasisi Agricultural Training Centre (Zambia)

Contacto: Anabela Lemos e Vanessa Cabanelas JA!Justiça Ambiental/FOEMozambique Emails: anabela.ja.mz@gmail.com e vanessacabanelas@gamil.com Telefono: +258 21 496668

PDF - 151.6 KB
Descargar comunicado de pronunciamiento en español
PDF - 179.4 KB
Descargar comunicado de pronunciamiento en portugués