Portada del sitio > Actualidad > Destacamos > La reducción de la Ayuda Oficial al Desarrollo pone en peligro los logros en (...)

Comunicado

La reducción de la Ayuda Oficial al Desarrollo pone en peligro los logros en la lucha contra la mortalidad infantil

Jueves 11 de julio de 2013

Hacemos eco del informe Una victoria posible: la ayuda internacional y la supervivencia infantil en Bolivia muestra cómo la ayuda ha contribuido a salvar la vida de 231.000 niños, publicado por UNICEF.

En los últimos 21 años la cooperación internacional ha tenido un papel clave en salvar la vida de 73 millones de niños. Una cifra que equivale a todos los niños menores de 5 años de Alemania, España, Estados Unidos, Rusia y 22 países más. La Ayuda Oficial al Desarrollo española ha contribuido a este esfuerzo mundial, que sigue siendo necesario para hacer frente a los retos que afectan a la infancia más vulnerable en todo el mundo. Actualmente mueren cada día 14.000 niños menos que en 1990 gracias al compromiso de gobiernos y organismos internacionales, la eficacia de la ayuda, el avance en los conocimientos y la experiencia acumulada a lo largo de los años.

El informe presentado hoy por UNICEF Comité Español, Una victoria posible: la ayuda internacional y la supervivencia infantil en Bolivia, muestra el caso particular de este país andino donde se ha salvado la vida de 231.000 niños en los últimos 21 años. Tanto la mortalidad infantil como la materna se han reducido un 58% gracias a la ampliación de la cobertura sanitaria, que ha sido posible por los recursos asignados por el gobierno boliviano y la cooperación internacional.

Su ejemplo forma parte de un esfuerzo global en el que la cooperación ha jugado un papel protagonista y que ahora podría estar amenazado por la reducción de los programas de ayuda.

España y otros países donantes han reducido drásticamente los fondos destinados a la Ayuda Oficial al Desarrollo en los últimos años. Según el Comité de Ayuda al Desarrollo, España es el país que más ha reducido su contribución en 2012 (un 49,7%, que se une al 32,7% de 2011). Esto nos sitúa en los mismos niveles que había en 1981, cuando España fue considerado país donante por primera vez en la historia.

La Ayuda Oficial al Desarrollo española debe seguir contribuyendo a frenar la mortalidad infantil en todo el mundo. Y debe hacerlo precisamente ahora, porque está en juego la vida de millones de niños”, afirmó esta mañana, durante la presentación del informe, Javier Martos, Director Ejecutivo de UNICEF Comité Español.

En el mundo mueren 19.000 niños al día por causas evitables como diarreas o neumonías que tienen una curación simple, de bajo coste y de alto impacto.

“Estamos ante la mejor oportunidad de la historia para dar un paso definitivo contra la mortalidad infantil: tenemos la experiencia y el conocimiento para seguir reduciendo estas muertes, que son totalmente evitables. Es intolerable que en pleno siglo XXI siga sucediendo esto. No es momento de parar”, apuntó Marta Arias, Directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de UNICEF Comité Español.

Por esa razón, UNICEF Comité Español ha puesto en marcha hoy la campaña Ahora no podemos parar, que pide que la ciudadanía actúe para que no se detenga la Ayuda Oficial al Desarrollo. Para ello, cualquier persona puede firmar a través de la página web www.unicef.es/ahoranopodemosparar y unirse así al objetivo de que la reducción de la mortalidad infantil no se detenga.

Ver spot: Ahora no podemos parar

Acerca de UNICEF

UNICEF trabaja con equipos estables y profesionales en más de 190 países y territorios para tratar de garantizar a los niños y las niñas el derecho a sobrevivir y a desarrollarse desde la primera infancia hasta la adolescencia. UNICEF, que es el mayor proveedor de vacunas para los países en desarrollo, trabaja para mejorar la salud y la nutrición de la infancia; el abastecimiento de agua y saneamiento de calidad; la educación básica de calidad para todos los niños y niñas y la protección de los niños y las niñas contra la violencia, la explotación y el VIH/SIDA. UNICEF está financiado en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos.