Portada del sitio > Actualidad > Destacamos > España debe garantizar la protección de las personas malienses que soliciten (...)

Crisis en Mali

España debe garantizar la protección de las personas malienses que soliciten asilo o que se encuentren en territorio español

Miércoles 16 de enero de 2013

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) insta al gobierno español a cumplir con sus responsabilidades internacionales y hace un llamamiento a las partes en conflicto para que mantengan al margen de la violencia a la población civil.

A CEAR le preocupa enormemente que la intervención militar internacional en Malí, con el consiguiente recrudecimiento del conflicto armado que sufre el país subsahariano, agrave la situación de desplazamiento forzado y de crisis humanitaria que se cierne sobre la región. A las más de 400.000 personas que han tenido que abandonar sus hogares entre desplazadas internas y refugiadas en terceros países cercanos, se pueden sumar varias decenas de miles en los próximos días.

Por este motivo, CEAR hace un llamamiento a las partes en conflicto para que mantengan a la población civil al margen de sus operaciones militares y garanticen que llegue ayuda humanitaria a aquella población que la necesite. A su vez, CEAR exige el máximo respeto de los derechos humanos de las personas que se encuentran atrapadas en las zonas en conflicto.

En cuanto a las responsabilidades de nuestro país con respecto a la protección de las personas de origen maliense que se encuentren en nuestro territorio o traten de acceder a él, CEAR insta al Gobierno español a:

- Paralizar las posibles expulsiones de personas nacionales de Malí que se encuentren en situación de irregularidad administrativa.

- Facilitar el acceso al procedimiento de asilo de las personas procedentes de las zonas en conflicto de Malí en las zonas fronterizas españolas (aeropuertos, puertos y Ceuta y Melilla) y en territorio nacional.

- Conceder protección internacional subsidiaria a aquellas personas solicitantes de asilo que no reúnan los requisitos para ser consideradas refugiadas, pero para las cuáles el retorno a Malí acarrearía serios riesgos para su vida o su integridad física.

Ir a fuente original