Portada del sitio > Actualidad > Actividades > Cooperación y desarrollo a debate en el taller del FIDC

Desde Rio+20

Cooperación y desarrollo a debate en el taller del FIDC

Viernes 22 de junio de 2012

A las 9:00 horas de la mañana de ayer tuvo lugar, en la Tienda 16 del Aterro do Flamengo, la actividad auto-organizada “Nuevos Paradigmas para el Desarrollo y la Cooperación Internacional: Miradas desde el Sur”, presentada y desarrollada por las redes y organizaciones sociales -de América Latina, Asia y África- del Foro Internacional Democracia y Cooperación -FIDC-.

La actividad -siguiendo los lineamientos metodológicos de la Cúpula- estaba programa para dos horas, hasta las 11:00, pero debido a la intensidad e interés de las ideas, planteamientos y debates generados se ha extendido hasta las 12:00 horas.

Han participado alrededor de 35 personas de distintas procedencias: Brasil, Uruguay, Ecuador, Venezuela, México, Bolivia, Perú, Senegal, Uganda, Filipinas, Canadá, Dinamarca, Francia, España etc., pertenecientes a una pluralidad de organizaciones -y sectores- de la Sociedad Civil de estos países, principalmente vinculados al debate entorno a qué desarrollo, además del por qué, para qué y el cómo, poniendo el eje del mismo sus protagonistas: los pueblos.

El diálogo comenzó con la presentación de la actividad por parte de Nelsy Lizarazo, de ALER, quien posteriormente dio paso a una ronda de presentaciones por parte de las/os asistentes con el fin de generar un clima mutuo de reconocimiento. En representación del Comité Internacional de Seguimiento de América Latina del FIDC, Jorge Balbís, de ALOP, estableció los marcos de referencias en relación a los cuestionamientos, miradas y críticas que se realizan en relación a la cooperación internacional por parte de las organizaciones que lo integran. Balbís apuntó a los nuevos cambios ocurridos tanto en el interior como en el exterior de los países y la escena internacional, así como al probado fracaso del modelo de desarrollo a la hora de erradicar la pobreza y la desigualdad, para justificar la necesidad de preguntarnos qué es un verdadero desarrollo y, en consecuencia, que tipo de cooperación puede conseguirlo. En este sentido contó con la colaboración de la citada Nelsy Lizarazo y de la representante de la PIDHDD Lilian Celiberti, quien defendió con razones y ejemplos el argumento de que el actual modelo de desarrollo, si bien en ocasiones ha conseguido reducir los niveles de pobreza, siempre ha sido a costa del aumento de la concentración de la riqueza en unas pocas manos y, con ello, de la desigualdad entre ricos y pobres.

Seguidamente, y en representación del Comité Internacional de Seguimiento de Asia, Antonio Tuján y María Tetet Nera-Lauron, de IBON International, compartieron la necesidad de recuperar conceptos básicos a la hora de construir el desarrollo que queremos. A la importancia de que éste busque la sostenibilidad Tuján añadió la necesidad de comprender que, ante la desigualdad imperante que motiva la cooperación, el fin de esta debe ser el de re-equilibrar la balanza resaltando el protagonismo de los colectivos y poblaciones excluidas, teniendo siempre como base la solidaridad, reciprocidad y respeto a la soberanía de los pueblos. Por su parte, Tetet transmitió energías y fuerzas en la lucha por un cambio profundo en las concepciones y mecanismos del sistema mundial y de la cooperación internacional, resaltando la importancia de la presión popular desde fuera para lograr conquistas e incidencias dentro de los circuitos oficiales de negociación. Demba Moussa, del Foro Social Africano en representación del Comité Internacional de Seguimiento de África, defendió que, ante el descrédito de unas instituciones y actores tradicionales que repetidamente han probado su incapacidad (y hasta corrupción) a la hora de cumplir con sus compromisos adquiridos, son necesarios espacios como la Cúpula dos Povos para construir una contra-hegemonía social que frene el auge de la nueva hegemonía neoliberal imperante.

Un debate plural y enriquecedor acompañó cada una de las intervenciones, generándose un espacio de diálogo diverso y muy animado al finalizar las mismas. Críticas al término y a las semánticas de la “cooperación”, críticas al concepto de “desarrollo alternativo” en lugar de “alternativas al desarrollo”, al papel de las corporaciones y multinacionales, a la entrada de la financiación privada etc., y un acuerdo unánime de la necesidad de un cambio civilizatorio.

Más información en la página del Foro Internacional Democracia y Cooperación